“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez

NOTICIA


  • La Reina de los Hornos y su documental con final feliz
    Por Camilo Urquizu

    Reina Maraz, ciudadana boliviana de origen quechua, fue acusada y condenada en 2010 en Argentina a cadena perpetua por el homicidio de su marido y recién un año después pudo, mediante un traductor, entender cabalmente por qué la arrestaron. La periodista Nathalie Iriarte escribió una crónica en 2014 sobre Maraz, titulado La reina de Los Hornos, y fue siguiendo el caso hasta desarrollarlo en un documental, que será estrenado a mediados de 2017.

    Cuando la detuvieron y le leyeron la sentencia ella no hablaba castellano y no le ofrecieron un intérprete. En diciembre de 2016 un tribunal de Quilmes (Buenos Aires) ordenó su liberación.

    Trasfondo

    Es la primera vez que Iriarte dirige un proyecto audiovisual y contó con la producción de Gerardo Guerra y Londra Films.

    Las filmaciones del documental comenzaron hace dos años, cuando Maraz empezó el arresto domiciliario. “Este año vamos a hacer un viaje más a Buenos Aires para filmar las escenas finales, porque el documental iba a tener un final abierto y triste donde Reina se quedaba con cadena perpetua, pero a raíz de lo que paso antes de Navidad, que fue el regalo de Reina: su libertad, vamos a volver a filmar con ella en libertad”, contó Iriarte.

    La periodista boliviana, Nathalie Iriarte estaba cubriendo una noticia en una villa argentina, con mucha presencia de bolivianos, cuando escuchó la noticia, de "tu paisana que está presa en La Plata no entiende ninguna palabra de español", fue entonces que decidió ir a ver a los funcionarios de la embajada boliviana, quienes estaban enterados del caso pero no habían realizado ninguna visitar consular ni ningún asesoramiento jurídico a Maraz. Desde ese momento Iriarte fue el nexo de Reina con la embajada. Luego vendría la crónica que se convertiría en documental.

    Nathalie Iriarte también fue el contactó entre las noticias de Maraz y su padre e hijos.

    “Su papá vive en un Avichuca, un pueblito de Chuquisaca sin cobertura telefónica. Tuve la fortuna de darle la buena noticia que su hija había salido libre, él lloró y rezó en quechua”, comentó Iriarte. “Ahora ella quiere regresar a su tierra, con el resto de sus hijos, pero todavía espera recibir un resarcimiento por tantos años presa injustamente”, agregó la periodista.

    (Fuente: eldeber.com.bo)


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2017 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.