“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez

NOTICIA


  • Filme Agosto, del cubano Armando Capó, entra en su recta final: se estrenará en el 2018

    Con su incursión en la sección Cine en Construcción, del Festival de Cine de San Sebastián, y otros work in progress, la cinta cubano-costarricense busca completar sus últimas etapas de postproducción.

    El drama, ubicado durante la llamada crisis de los balseros, en Cuba, se filmó entre marzo y mayo de este año

    La historia de un joven llamado Carlos y sus vivencias durante la llamada crisis de los balseros, en Cuba, se materializará muy pronto en la pantalla grande.

    Agosto, cinta producida por la cineasta costarricense Marcela Esquivel (Princesas Rojas, 2013) y dirigida por el cubano Armando Capó, se estrenará en el primer semestre del 2018.

    "La cinta la grabamos entre marzo y mayo del presente año, en Cuba, nos fue muy bien. Proyectamos que va a estar lista para diciembre, con la esperanza de estrenar en el primer semestre del 2018 en festivales internacionales y en los países que coproducen la cinta: Costa Rica, Cuba y Francia", explicó Esquivel.

    En este momento, Agosto acaba de terminar un corte de edición muy representativo, que le permitió ser elegida en la sección Cine en Construcción del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.
    Agosto narra el drama de Carlos (Damián González), un joven cubano en medio de la crisis de los balseros. (Cortesía de La Feria Producciones.)

    Según Esquivel, su participación en dicho festival busca más apoyos para la postproducción del video y del sonido de la película.

    "Nuestro corte de edición es bastante sólido, por lo que estamos enfocados en enviarlo a fondos de cine en construcción y work in progress para financiar las próximas etapas", agregó Esquivel.

    En el 2016 Agosto ganó un premio de desarrollo fílmico en el Festival de Cine de Sundance, que la dotó de una suma cercana a los $10.000 y todo el apoyo del prestigioso festival estadounidense. Además, en la edición 2014 del Festival de Cine de San Sebastián, la cinta en desarrollo recibió otros $10.000 al ser considerado el mejor proyecto del III Foro de Coproducción Europa-América Latina.

    En la edición 2017 de San Sebastián, por su parte, el programa de Cine en Construcción dará la oportunidad a Agosto de optar por distintos premios, entre ellos ayudas para finalizar la postproducción, compra de los derechos de distribución internacional o la autorización de emisión no exclusiva en Ibermedia TV e Ibermedia Digital.

    Esos privilegios se los disputará Agosto con cinco películas más, provenientes de 20 países de todo el mundo.

    "Terminamos de grabar la cinta y, 15 días después, comenzamos a editar en Costa Rica. Ha sido un proceso intenso, por lo que ser elegido en San Sebastián me tomó de sorpresa", expresó Capó.

    "Estamos muy contentos porque en San Sebastián nos vamos a dar cuenta lo que podemos esperar de la película. Es una vitrina donde el proyecto lo van a ver profesionales de la industria que van a decidir muchas cosas con respecto a su futuro en materia de ruta de festivales y distribución. Es una medición", agregó el cineasta.

    "Han pasado unos siete años desde que comencé con la primera escritura del guion, y desde entonces la cinta ha venido moviéndose de un lado a otro. Ha cambiado según tu cambias y cambian las cosas a tu alrededor", comentó

    "Siempre una ópera prima es un proceso largo, sobre todo porque la cinta lleva una logística complicada y la realidad cinematográfica de Latinoamérica te lo plantea así", añadió el cineasta.

    Sin embargo, en marzo pasado, Capó pudo al fin concretar en imágenes lo que imaginó en su mente. Agosto se filmó en apenas 25 días, en Cuba.
    Realidades adolescentes se mezclan con el tema central de Agosto, la crisis de los balseros. (Cortesía de La Feria Producciones)

    En ese pequeño lapso de tiempo el drama del joven Carlos, a quien le afecta creer que su padre se quiere ir de Cuba a bordo de una balsa, tomó vida propia.

    "La filmación fue rápida, intensa. Todavía la estoy asimilando. Trabajar con los actores y ver como ellos hacen suyo el guion que tú tenías en la cabeza es un proceso impactante. En ese momento las cosas cambian y todo comienza a tener un sentido extraordinario, particular", recordó Capó.

    El cineasta cubano dice sentirse "orgulloso por el camino" que está siguiendo la película y ansioso por verla muy pronto en la pantalla grande.


    (Fuente: Nacion.com)


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2017 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.