“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez
Presidente (1927-2014)

NOTICIA
  • Lucía Garibaldi directora de Los tiburones


    Directoras latinoamericanas se alzan con grandes premios en Sundance, Rotterdam y Göteborg

    Los últimos días de enero y los primeros de febrero de 2019 encontraron a varias realizadoras latinoamericanas presentando sus trabajos entre el frío y la nieve del hemisferio norte, y los resultados fueron excelentes: tres de los festivales más relevantes del primer trimestre del año premiaron el talento de directoras nuevas y consagradas de la región.

    En Utah tuvo lugar entre el 24 de enero y el 3 de febrero uno de los festivales de cine independiente más destacados de Estados Unidos, Sundance. Allí participaron 121 largometrajes en alguna de sus categorías competitivas, en su mayoría destinadas a contenidos producidos por el país anfitrión. La uruguaya Lucía Garibaldi se llevó el premio a la mejor dirección en la categoría World Cinema Dramatic por su trabajo en Los tiburones, largometraje producido por la uruguaya Montelona Cine en coproducción con la argentina Trapecio Cine y la española Nephilis que sigue el despertar amoroso de una adolescente en un balneario movilizado por el supuesto arribo de tiburones.

    Si bien el filme debut de Garibaldi tuvo su estreno mundial en Sundance, ya viene cosechando reconocimientos hace tiempo, como los principales premios en Cine en Construcción San Sebastián.  En la misma categoría, “Monos” del colombo-ecuatoriano Alejandro Landes recibió una mención especial del jurado. El filme sobre ocho adolescentes con armas que cuidan a una rehén en la cima de una montaña es una producción de la colombiana Stela Cine junto a productoras de Argentina, Uruguay, Holanda, Alemania y Suecia.

    Mientras tanto, al otro lado del océano Atlántico se desarrollaba entre el 25 de enero y el 4 de febrero la 42° edición del festival de cine más grande de Escandinavia, el Göteborg Film Festival.  Allí participaron tres títulos de la región entre la veintena que conformaron la competencia internacional: Tarde para morir joven de la chilena Dominga Sotomayor, “Luciérnagas” de la iraní residente en México Bani Khoshnoudi, y Rojo del argentino Benjamín Naishtat. Familia sumergida de la argentina María Alché recibió el premio Ingmar Bergman para óperas primas, por el que competían una docena de trabajos. El largometraje producido por Pasto se adentra en el mundo de Marcela (Mercedes Morán) y su etapa de duelo y crisis luego de la muerte de su hermana.

    En la 48° edición el Festival de Rotterdam (iFFR), llevada a cabo entre el 23 de enero y el 3 de febrero en la ciudad holandesa,  se exhibieron más de medio centenar de películas en alguna de sus cuatro categorías: Bright Future, Voices, Deep Focus y Perspectives.

    En la categoría Bright Future, destinada a estrenos mundiales o internacionales de óperas primas, el documental Historia de mi nombre de la chilena Karin Cuyul se llevó una mención especial. El largometraje recorre las rutas de Chile revelando la historia de la directora y del oscuro pasado reciente del país y es producido por las chilenas Pequén Producciones y Cinestación junto a la brasileña 3 Moinhos.

    Una de las productoras del filme es Dominga Sotomayor, quien también se llevó el premio KNF, destinado a producciones o coproducciones holandesas por su película “Tarde para morir joven”. Por su parte, “La Flor (Parte 2)” del argentino Mariano Llinás con producción de El Pampero Cine se alzó con el premio del público Hubert Bals-Fund.  La primera parte del extenso filme de Llinás recibió el mismo premio en 2017.


    (Fuente: Latamcinema.com)


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2019 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.