NOTICIA



  • Anuario estadístico de cine mexicano 2016 desata polémica en el FICG
    Por Columba Vértiz De La Fuente


    La séptima edición del Anuario estadístico de cine mexicano, realizado por el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) y presentado en la 32 edición del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG), señala que el año pasado se estrenaron 90 filmes del país que fueron vistos por 30.5 millones de espectadores, no obstante, el poco espacio en la salas comerciales al séptimo arte creado en la república causó discusión.

    El Anuario estadístico de cine mexicano 2016 fue presentado por Juan Carlos Domínguez, coordinador de la investigación; Dolores Heredia, presidenta de la Academia Mexicana de artes y Ciencias Cinematográficas (AMAAC); Ana Rosas Mantecón, profesora e investigadora de la Universidad de Guadalajara; Jorge Sánchez Sosa, director del Imcine, y José Woldenberg, político y académico.

    En dicho análisis también se destaca que en 2016 se produjeron 162 películas (cifra no lograda desde finales de los años 50), de las cuales 37 fueron dirigidas por mujeres, y de esas 60 son documentales, la cifra más alta desde 2010.

    Incluso, se resaltó que la asistencia al cine nacional aumentó 74 % con respecto a 2015. Y el largometraje mexicano con mayor asistencia el año pasado fue ¿Qué culpa tiene el niño?, de Gustavo Loza, con 5.9 millones de espectadores. Sin embargo, se hizo énfasis en que 10 películas mexicanas tuvieron más de 700 000 espectadores en las salas.

    “Esto es interesante porque aunque en 2013 tuvimos un fenómeno plausible en el que dos películas acapararon prácticamente el 85 % de los asistentes, lo que nos interesa como Imcine es propiciar la diversidad y este número resulta un incentivo importante”, expresó Sánchez.

    El también productor dijo que este año el anuario contiene un capítulo que no existía anteriormente, relativo a las comisiones fílmicas en los estados del país. “Eso es de especial importancia porque implica una descentralización de la actividad fílmica, uno de los ejes rectores de lo que hacemos en Imcine”, especificó.

    “Nunca en la historia se habían producido tantas películas mexicanas en un año como en 2016”, destacó Woldenberg.

    Un dato interesante es que Sánchez Sosa manifestó que la producción no apoyada por el Estado aumentó 32 % con respecto a 2015. “Eso es muy estimulante para nosotros porque generar una industria requiere la participación de la iniciativa privada. Este dato nos alienta especialmente”.

    Heredia pidió que el anuario sea revisado y leído: “Reflexionemos y demos un paso adelante”. Y agregó: “Hago hincapié en que estamos obligados a informarnos”.

    Woldenberg señaló la necesidad de revisar la situación del cine en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). En tanto, Heredia informó que en breve la AMACC convocará a foros para que especialistas estudien la situación del séptimos arte nacional en el TLC.

    En la sesión de preguntas de la prensa y la comunidad cinematográfica se arguyó sobre el papel de los exhibidores Cinépolis y Cinemex con las producciones mexicanas, ya que le dan mayor mercado a los largometrajes estadunidenses.

    Ante el cuestionamiento de un reportero sobre si las cifras reportadas se deberían festejar, Woldenberg salió a la defensa. Señaló que sí, porque en los años anteriores no se filmaban historias, por lo cual estaba a punto de desaparecer el cine en México.

    Unos trataron de indagar por qué se les ofrecen tantas ventajas a los exhibidores y no se les exige que apoyen más al cine nacional, otros lanzaron interrogantes sobre si Imcine puede hacer algo al respecto, y por qué no se mide con exactitud el tiempo en pantalla que en realidad se le da a los filmes del país.


Copyright © 2017 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.