CRÍTICA



  • La 4ª compañía, recordatorio de un sistema permeado por la corrupción de las autoridades

    En fin, uno asiste al FICG en primera instancia para conocer lo nuevo del cine mexicano. En ese sentido, la película más interesante fue La 4ª compañía, opera prima de Amir Galván Cervera y Mitzi Vanessa Arreola. Se trata de un drama carcelario situado en Santa Marta Acatitla en los años del sexenio de López Portillo.

    Basada en hechos reales, la narrativa se centra en el desempeño de los Perros, el equipo de futbol americano del penal, que también sirve de grupo de choque frente a los demás reos y comete fechorías fuera de la cárcel, para enriquecer un botín destinado al infame general Durazo.

    Dotada de buen ritmo y habilidad formal, La 4ª compañía recrea el mundo carcelario mexicano con una verosimilitud que no se había visto desde El apando (Felipe Cazals, 1975). Aunque sobrecargada de viñetas que obstaculizan la progresión dramática, la película es un importante recordatorio de un sistema permeado por la corrupción de las autoridades.

    Al competir en la sección iberoamericana, esta ópera prima obtuvo el premio especial del jurado, el premio al mejor actor (Adrián Ladrón), y extraoficialmente el premio Guerrero de la Prensa.


    (Fuente: Jornada.unam.mx)


Copyright © 2018 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.