Compartir en las redes sociales
Ir a la página de inicioContactoBuscarEnlaces
Certezas fílmicas en la distribución
Por Víctor Ugalde

Ante la incertidumbre que provocan las cosas de la vida se podría decir que pocas son las certezas ineludibles y verdaderas. La más importante es que todos  los seres humanos somos mortales y algún día partiremos del planeta tierra.

En materia de cine, todo proyecto fílmico nos causa varias incertidumbres:  ¿Le gustará la película al público? ¿Obtendrá premios en el país? ¿En el extranjero? ¿Recuperaremos lo invertido? ¿Es buena? ¿Mala? ¿Con que distribuidora debo firmar? ¿Cuál es la mejor fecha de estreno? ¿Con cuántas copias hay que lanzarla? ¿Cuánto invertir en su publicidad? ¿La exhibirán las grandes cadenas? ¿La trataran bien? ¿Qué porcentaje de alquiler me cobrarán?,¿Es buen el reparto? Y así  hasta el infinito.

Por el momento hay tres certezas fílmicas. La primera es que todos los que invierten en la producción de una cinta quieren verla lo más pronto posible en  las pantallas cinematográficas para recuperar su inversión. La segunda, es que toda distribuidora que realmente está interesada en una película producida o en vías de serlo,  la firma de inmediato y da un adelanto de acuerdo al grado de su interés, para asegurarse los derechos sobre la misma. La tercera es que las trasnacionales de la comunicación ejercen actualmente un control económico del mercado fílmico mexicano, por su forma de operar como un cártel, mismo que perjudica y pone en condiciones ruinosas a las cinematografías del mundo y empresas que les compiten.  Todo lo demás, como la libre competencia, las fuerzas del mercado y su equilibrio, la distribución independiente, son sueños o aspiraciones que algunas veces se cumplen pero por regla general, no.

En el 2009, el mercado cinematográfico mexicano contó con 4,568 pantallas aglutinadas en 510 complejos fílmicos ubicados en 143 ciudades de la República Mexicana.  Estas pantallas obtuvieron ingresos por  $7’768.50 millones de pesos (mdp), producto de la asistencia de los 178.6 millones de espectadores (mde) que consumieron los 340 títulos de estreno en el año, más las colas de algunos estrenos del 2008.  Destaca el hecho de que mientras los ingresos fílmicos se incrementaron en un 9.58% con respecto al 2008  el número de asistentes se redujo en un 0.82%, reducción que se cubrió gracias al incremento de los precios en la taquilla, que fueron de un 10.48%.  En el 2009 se incrementó el número de pantallas en 69 y el número de copias subió de 52,113 a 54,303 (4.20%) pero se redujo el número de asistentes por pantalla al pasar de 40,200 a sólo 39,093 (-3.76%), así también se redujo el promedio en el número de asistentes por copia que paso de 3,282 a 3,123. (-4.85%). Tendencias iniciadas desde hace varios años que se consolidan aún más este año.

3,944 pantallas que representan el 86.34% del total nacional pertenecen a tres grupos del exhibición. Cinepolis con 2,137 en 199 complejos filmicos; el grupo México que incluye a las empresas Cinemex y MMCinemas con 1,507 pantallas en 153 complejos y Cinemark con 300 pantallas en 31 complejos.

Los ingresos de estas tres empresas suman $7’281,505,406 millones de pesos que representan el 93.73% del total nacional. Producto de los 163’760,288 millones de asistentes (91.70%). El resto de las 624 pantallas agrupadas en 127 complejos que son multipantallas pequeñas de cinco mini salas solo obtuvieron el 6.27% de los ingresos ya que los grandes distribuidores les proporcionan los estrenos dos o tres semanas después, cuando ya paso la gran demanda de asistentes por la novedad.

 

EL REPARTO DE LA TAQUILLA

La supuesta bonanza económica del mercado fílmico, que nos coloca como el quinto país consumidor de boletos de cine en el mundo, no es uniforme y sólo está beneficiando a un sector de la cadena productiva, que es la exhibición, afectando al resto. Especialmente al sector de la producción fílmica partiendo de la forma de cómo se distribuyen los ingresos en la taquilla. (Cuadro No. 1)  De cada boleto el gobierno recibe un 16% por concepto del IVA pagado por todos los sectores de la cadena. Después se descuenta el 1.65% por concepto de los derechos en todas las películas mexicanas y de los países que hayan firmado la Convención de Berna*1. El monto restante se divide, en promedio, quedándose  un 63% el exhibidor y un 37% el distribuidor. Del dinero que recibe la empresa distribuidora se deben descontar los gastos por concepto de copias, promoción y publicidad y del dinero restante la distribuidora se cobra un 25%,  en promedio,  por sus servicios. Al productor se le entrega el dinero restante y con eso debe de cubrir lo invertido en la producción fílmica, así como su estructura administrativa. En teoría, debería recibir lo suficiente para poder invertir en una nueva película pero esto casi nunca sucede ya que en el 90% de las ocasiones las cintas no logran recuperar su inversión al cien por ciento. De ahí la necesidad actual de los apoyos gubernamentales para su concreción.

En contra de la lógica del capital que nos dice que a mayor riesgo más posibilidad de ganancia, es decir que es directamente proporcional al riesgo. En la cinematografía mexicanas está sucediendo exactamente lo contrario. Los productores, los que arriesgan su capital y lo depositan en unas cuantas latitas, los que solo tienen una oportunidad para posicionar su material con el público y así obtener algún tipo de beneficios para la recuperación de sus inversiones (los mexicanos invierten 20 millones de pesos por cinta; los norteamericanos más de 60 millones de dólares y en Europa los costos no bajan de dos o tres millones de euros).  Inversiones que son trituradas por los dueños de las salas al no respetar las reglas mínimas de una buena exhibición pública, como son: Colocación de posters con la debida anticipación, la exhibición de trailers o avances con tiempo suficiente; programación en buena fecha y sala de acuerdo al tipo de público interesado; la exhibición de la cinta en horarios y semanas completas, etc. Actualmente los exhibidores que invirtieron inicialmente un promedio de $500,000.00 dólares por pantalla le están imponiendo condiciones desventajosas a los productores, situación que pone en riesgo la actividad productiva. Esto lo pueden hacer gracias a su posición dominante y de privilegio y a que los productores tiene con ellos condición de dependencia. Si un productor se rebela de lo que le ofrecen, los exhibidores simplemente no lo exhiben y con ello le generan pérdidas inmediatas que lo pueden llevar a la ruina.

Las cintas son las que atraen al público a las salas  y por lo tanto generan el consumo por la venta de palomitas,  la audiencia para la exhibición de cortos comerciales, la venta de stands publicitarios, el alquiler del estacionamiento y un largo etcétera. Beneficios económicos del cual no reciben centavo alguno la película en cuestión. Es decir que la riqueza que genera una película a la exhibición fílmica no está llegando debidamente al sector productivo. Hay un desequilibrio mayor entre los sectores de la cadena productiva.

A esto hay que agregar que también hay incertidumbre en las condiciones necesarias para una buena corrida  de explotación comercial. El productor no sabe qué número de espectadores debe de lograr para mantenerse otra semana más en la misma sala (media de continuidad o tope); no tiene seguridad de que se respetaran las funciones completas programadas (el gerente del complejo puede decidir suspenderlas de un momento a otro sin mayor explicación), Decisiones que afectaran  sus ingresos al no permitir que el espectador entre en contacto con el film.

Esto significa que si una cinta no atrae el número suficiente de espectadores que considera el exhibidor para cubrir sus gastos de mantenimiento y cierta ganancia la saca de inmediato y prorratea esa baja entrada entre las películas que exhibe en el año, así la merma es mínima en sus ingresos anuales. Para los productores esto no sucede así ya que ellos dependen al cien por ciento de los resultados netos de su corrida de estreno.

Si hacemos un ejercicio económico comparando de inversiones y recuperación veríamos que una sala de cine cubre su programación anual con un mínimo de 26 estrenos. La inversión inicial de 5 millones por parte del exhibidor ya se recuperó en los años pasados y solo tiene un gasto fijo por mantenimiento. La inversión de los productores representa una inversión superior a  12 mil millones de pesos, esto sin tomar en cuenta  la inversión en publicidad que puede superar unos cincuenta millones de pesos  pensando conservadoramente.

¿Es justo que los exhibidores hayan obtenido ingresos  por $4’111.09  millones de pesos solo por taquilla mas otro tanto por ventas, lo que superaría los 8 mil o 9 mil millones de pesos mientras que los productores solo recibieron $1,810 millones de pesos aproximadamente  y de esa cantidad 90.6 millones de pesos fueron para los productores mexicanos. Que estrenaron un total de 54 cintas?

Los exhibidores sostienen que ellos viven de vender palomitas pero sin películas Los complejos fílmicos verían podrir sus productos y sus salas de cine se llenarían de telarañas ya que la trasmisión de partidos de soccer, americano, beisbol o rutinas de comedia en teatros no ofrecen el número de asistentes requeridos para las ventas adicionales. Es cierto que en el neoliberalismo voraz en el estamos viviendo busca la máximización de la ganancia pero en este caso se está provocando la descapitalización de un sector en beneficio de otro y se les olvidan, además, los derechos del público. Este tipo de prácticas está arruinando a los que producen películas mexicanas y además afectan la comunicación del imaginario nacional.

Para documentar debidamente la presencia dominante de las grandes trasnacionales de la comunicación, que perjudica seriamente a nuestro cine y a las pequeñas y medianas empresas, será necesario analizar el comportamiento de las distribuidoras sólo con las cintas de estreno del año pasado.

DISPARIDAD DE ESTRENOS

En el 2009  las 340 películas que se estrenaron obtuvieron $7,433.6 (mdp) por conceptos de ingresos, producto de los 169.59 (mde). El mercado se controló a través de un número constante de estrenos a la semana por parte de las trasnacionales extranjeras y los grupos dominantes de la comunicación en México. Estrenos que se realizaron con un  excesivo número de copias por título, al que hay que agregar la práctica del “interlook”*2. En las épocas de gran afluencia como son el verano y las vacaciones de fin de año se saturaron los complejos fílmicos con sólo tres o cuatro títulos, dependiendo si son complejos de 10, 15 o 20 pantallas. Escasos títulos que se ofrecen con horarios ofertados  cada quince o veinte minutos de diferencia, reduciendo así la opción de elección del espectador de ver otro tipo de películas ya que las demás cintas se programan en pocos horarios y de difícil acceso. Las estadísticas generales nos indican que el año pasado se utilizaron 160 copias por estreno y cada copia obtuvo una asistencia de 3,123 espectadores.

El Film Board

Las empresas pertenecientes al Film Board (FOX, SONY, WALT DISNEY, WARNER BROSS, PARAMOUNT y UNIVERSAL) que operan en México y representan al resto de las afiliadas de la Motión Pictures Asociation MPA, estrenaron 133 películas (39.11% del total anual) utilizando para ello 36,315 copias  (66.87% del total). Cintas  que obtuvieron $5,778.4 ( mdp) en ingresos (77.73%)  producto de los 130.4 (mde) (76.90% del total).  El promedio de copias por título fue de 273, mismas que captaron 980,665 asistentes por película y el rendimiento de cada copia fue de 3,591 espectadores. El ritmo de películas de estreno fue de 2.5 títulos a la semana con 698 copias (66.85%). Hay que destacar que el cincuenta por ciento de los títulos de las trasnacionales fueron estrenados con un grandísimo número de copias, al que por supuesto corresponde una gran inversión en publicidad y propaganda, que termina por desaparecer los tímidos esfuerzos de la competencia. Fox estreno 9 de sus cintas con 708 copias en promedio;  Paramount, 7 con 575 copias cada uno; Disney 10 con 497 copias por título; Sony 10 con 469 copias; Warner Bross México 8 con 464 copias y Universal 12 con 378 copias cada uno. Es decir que 67 estrenos estadounidenses (19.7% del total nacional) utilizaron 28, 315 copias, lo que equivale al 52% del total anual; en otras palabras 67 títulos se estrenaron con un promedio de 422 copias a la semana. Cada semana el cartel de la distribución estreno un blockbuster  de costo superior a los 60 millones de dólares y en ocasiones hasta dos, acompañados de campañas publicitarias superiores al millón de dólares.  ¿Cómo pueden competir con estas empresas cintas que salen con 41  copias y medio millón de pesos invertidos en publicidad?, ¿Cómo puede competir un productor nacional con una película de 18 millones de costo de producción y una inversión de cinco millones de pesos en publicidad y propaganda, en el mejor de los casos, si los dos se ofrecen el mismo día a los mismos precios. ¿Cómo sobrevivir al dumping cotidiano que realizan las distribuidoras mundiales? Imagínese usted querido lector eligiendo entre un auto Lamborghini y un Chevy puestos al mismo precio en el patio de su casa.

Las grandes nacionales

Tres empresas mexicanas destacan por sobre las demás: por el capital que manejan, por los ingresos que obtienen, por el volumen de títulos y dos de ellas por sus nexos con los consorcios de la televisión. Me refiero a Gussi, Corazón Films y Videocine. Estas distribuidoras estrenaron 92 películas en conjunto, lo que representó el 27.05% del total nacional, utilizando para esto 13,247 copias (24.39%) logrando captar el 18.97% del total de los asistentes con sus 32.18 (mde). Sus films se estrenaron con 143 copias por título obteniendo un promedio de 349, 780 espectadores por título y 2,429 espectadores por copia. Estas empresas manejaron cine norteamericano de forma mayoritaria y los títulos mexicanos representaron el 20.73% de su catálogo. Por su importancia económica, estas empresas logran atraer las cintas mexicanas más comerciales.

El capital concentrado

Nueve grandes empresas dominan el mercado, el 25% de las que trabajaron en el 2010, concentran el 95.88% de los ingresos del mercado. Ellas, en conjunto, colocaron 225 estrenos (66.17% del total) con 49,562 copias (91.27%) lo que les permitió obtener el 95.88% del total de los asistentes a las salas de exhibición. En promedio estas empresas estrenaron un titulo con 220 copias obteniendo 722,698 asistentes por título y un rendimiento de 3,280 espectadores por copia. Las grandes empresas nacionales y extranjeras estrenan 4 títulos a la semana con más de 880 copias, lo que ocupa el 20% de la capacidad instalada de los exhibidores semanalmente. Cifra a la que hay que sumar las salas donde se exhiben las cintas de las semanas anteriores que no han terminado su corrida comercial que dura unas 13 semanas en promedio. ¿Pueden los 3 títulos del resto del mundo que estrenan los independientes competir con sus 123 copias? ¿Puede el consumidor escoger realmente horario, sala, conjunto y película?

Las empresas independientes.

27 distribuidoras, es  decir el 75% de las empresas existentes aportaron 115 estrenos (33.82% del total) ofertando sus títulos con 4,471 copias (8.73%)  lo que les permitió obtener sólo el 4.13% de los espectadores y los ingresos del mercado. Cada estreno se realizo con 41 copias en promedio, obteniendo 60,869 asistentes por título y 1,476 espectadores por copia. Estas empresas son las que traen, mayormente,  lo mejor del cine mundial y son las que impulsan las cintas mexicanas experimentales, de autor y documentales. Por su escaso volumen de estrenos tienen que conformarse a ser programados en las peores fechas (finales de football, beisball,  juegos olímpicos, puentes vacacionales, etc.) Lo que les determina de entrada dificultades en sus ingresos, sin embargo la calidad de los films hace que algunas de estas cintas tengan larga permanencia gracias a la publicidad boca a boca, logrando rendimientos de espectadores por copia iguales o superiores a la media norteamericana.

Las películas mexicanas*2

54 películas mexicanas se estrenaron en el 2009 (15.88% del total) y captaron 10’442,581  millones de espectadores (6.15%). En promedio cada película se estreno con 105 copias y captaron 193,381 asistentes por título con un rendimiento por copia de 1,830 espectadores. El material fue manejado por 21 distribuidoras y los resultados por empresa pueden resumirse de la siguiente manera:

El Film Board

Universal: Empresa recientemente instalada en nuestro país como tal, antes su material se distribuía a través de otra empresa de la MPA. Estreno tres  cintas mexicanas, incluyendo coproducciones con 335 copias en promedio cada una, obteniendo 271,781 asistentes por título y un rendimiento de 810 espectadores por copia. Se podría afirmar que sus resultados no alcanzaron sus expectativas, sobre todo con la cinta animada Nikté.

Warner Bross México: Esta empresa había venido apostando fuertemente al cine mexicano, sin embargo los resultados no han alcanzado sus expectativas iniciales y no han logrado manejar el material coproducido de manera adecuada en el extranjero. A partir del 2010 dejaran de coproducir. Estrenaron dos cintas  con un promedio de 150 copias cada una. Obtuvieron 426,755 asistentes por titulo y un rendimiento de 3,085 espectadores por copia. La más  exitosa de las dos  apenas logro recuperar gran parte de lo invertido en la campaña de lanzamiento y ninguna de las dos recupero parte de lo invertido en la producción.

Paramount: Debido al éxito de muchas cintas nacionales, esta firma empezó a apostarle al cine mexicano y lanzó en grande una cinta de la prestigiosa escritora Sabina Bermán y del destacado director Carlos Carrera, "Backyard/El Traspatio", cinta que compitió por México en la pasada edición del Oscar. Se lanzó con  350 copias obteniendo  300,037 asistentes  y un rendimiento de 914 espectadores por copia. La cinta no alcanzo a recuperar sus gastos de lanzamiento.

Las seis cintas mexicanas que manejaron las integrantes de la MPA representaron el 11.11% del total de las mexicanas obteniendo 2`049,887 espectadores (19.54% de las mexicanas) producto de las 1,634 copias usadas para su estreno (28.81% del total mexicano). La mayor parte de las cintas nacionales tomadas o coproducidas por el Film Board enfrentaron el problema del alto costo de las campañas y las copias. Las malas fechas que se usaron para su estreno y en ocasiones su suerte dependía de que la empresa necesitara, o no, la sala para preparar un gran estreno norteamericano y aunque tuviera un buen comportamiento en la taquilla la sacaban de la sala. No obstante lo anterior y aunque en unas cuantas funciones y de difícil horario el promedio de semanas de explotación fue de 13 semanas por título.

Las grandes nacionales

Videocine: La filial de Televisa fue la que distribuyó más películas mexicanas. Desde las exitosísimas: “Otra película de huevos”  y “El Agente 00-P2” hasta las de contenido más artístico y experimental como “Voy a explotar” y “Amor, dolor y viceversa”.  En promedio estreno sus 6 films con 263 copias obteniendo un promedio de 647,220 asistentes por título y una media de 2,459 espectadores por copia. Esta empresa tiene años de experiencia manejando material mexicano, sus costos de publicidad y lanzamiento son altos pero tiene el valor añadido para los que firman con ella de recibir apoyo a buen precio en publicidad televisiva. Esta empresa obtuvo 5.18 millones de espectadores por el cine mexicano lo que equivale a que con el 14.81% de los estrenos nacionales, obtuvo el 49.58% de todos los que vieron nuestro cine. De todas las cintas nacionales que manejo, sólo una logro recuperar los costos de publicidad y parte de su inversión en la producción. Dos mas  recuperaron sus campañas de lanzamiento pero nada de su costo y el resto les quedaron a deber parte del lanzamiento, mismo que seria cubierto por el adelanto del DVD y los derechos de transmisión. Esta empresa esta en posibilidad de otorgar adelantos de distribución lo que le permite asegurarse el material mas comercial y a través de sus empresas filiales  aprovechar el  acreditamiento fiscal para coproducir sin riesgo. 16 semanas estuvieron las películas en promedio en explotación en las mismas condiciones que las del Film Board. 

Gussi: Empresa de gran tradición y permanencia que estrena un gran número de películas al año. Estreno seis cintas mexicanas. “Amar a morir”, debut de Fernando Lebrija fue la que obtuvo el mayor número de espectadores aunque le afecto severamente  el cierre de las salas por la influenza.  Por lo que apenas alcanzo a cubrir los costos de su lanzamiento y no consiguió ingresos para la recuperación de su costosísima inversión. En materia de cine comercial  distribuyo “Amar”, “Oveja negra” y “Morenita”. Esta última se le suspendió la corrida de estreno a fines del 2009 para que entraran los grandes títulos norteamericanos y después se continuo, en el 2010, su explotación con escasos resultados. También aposto a material nacional no tan comercial como “Purgatorio” de Roberto Rochin y “Desierto Adentro”, ganadora indiscutible de La muestra 24 de Guadalajara. En promedio esta distribuidora estreno las cintas nacionales con 142 copias por título y obtuvo 173,799 asistentes, cifra que le permitió promediar 1,219 espectadores por copia.

Corazón films: Empresa de reciente creación que cuenta con la experiencia de Eckerhart von Damme (ex Director General de Videocine) y el apoyo del Grupo Salinas.  Esta empresa aposto a la cinta de terror mexicano El libro de piedra que fue afectada por la influencia y también se arriesgo con cintas mas difíciles  como el documental “Los que se quedan” y “Como no te voy a querer”. Para sus cinco estrenos, en promedio utilizo 73 copias, obteniendo 100,505 asistentes y un promedio de 1,340 espectadores por titulo.

El capital concentrado

Si sumamos los resultados de las grandes distribuidoras (MPA mas Videocine, Gussi y Corazón Films) destaca  que sus 26 estrenos mexicanos (48.15% del total mex.) se lanzaron con 5,044 copias (88.96% mex) y captaron 8`873,475 espectadores (84.97% mex) lo que les correspondió en ingresos proporcionalmente. En conjunto las grandes empresas estrenaron con un promedio de 194 copias por titulo, obteniendo 341,287 espectadores por estreno y un promedio de 1,759 asistentes por copia, cifras nada despreciables si atendemos las malas condiciones en las que se exhibe nuesro cine.

Las empresas independientes.

El resto del mercado  de películas mexicanas fue de 28 títulos que representaron el 51.85% mex. Se lo repartieron 12 distribuidoras con un total de 626 copias (11.04% mex) que obtuvieron 1`569,106 espectadores (15.03%). Lo que nos indica que en promedio cada estreno se lanzo con 22 copias y obtuvo un rendimiento de 56,039 asistentes por titulo y un promedio de 2,507 espectadores por copia.  

Analicemos ahora como fue el comportamiento de las pequeñas empresas de acuerdo a su número de estrenos.

Cuatro distribuidoras independientes de pequeño capital y reciente creación manejaron tres películas mexicanas cada una en el 2009 con suerte varia. 

David distribución: Estreno con 37 copias por título obteniendo 15,807 asistentes por cinta y una media de 427 espectadores por copia. Esta empresa manejo “Cinco días sin Nora”, ganadora indiscutible de los “Arieles” del 2010.  Este film fue estrenado el 18 de septiembre, fecha en la que el público mexicano brilla por su ausencia. Después de obtener los premios se le amplio su corrida comercial ya que paso de 15 semanas a 29. La película multipremiada “Rabioso sol, Rabiosa Luna” que se estrenó con seis copias y sólo en la Cineteca Nacional se paso la versión sin cortes del director Julián Hernández. Esta cinta solo logro siete semanas de permanencia en su corrida de estreno quedándose sin exhibir en gran número de ciudades por su temática gay. La apuesta mas fuerte en materia comercial fue “Conozca la Cabeza de Juan Pérez” que destaco en el Festival de Guadalajara y la lanzo con 69 copias pero sólo obtuvo198 espectadores por copia, originándoles un serio descalabro a estos jóvenes empresarios. La cinta sólo se exploto durante 11 semanas. 

Decine. Empresa que por muchos años ha tratado de apoyar cintas mexicanas, este año lanzo tres films con un promedio de 16 copias por título. Obteniendo una media de 9,088 por cinta  y 568 espectadores por copia. La temática de “Cementerio de papel”, que trataba sobre la guerra sucia de los setenta hizo necesario contar con el apoyo del IMCINE para su distribución. Las otras cintas fueron la opera prima escolar “Espiral” y el documental “El niño Fidencio”.  

Canana. Aposto fuerte a tres películas de experimentación y documental que no se veían fáciles de comercializar ni de ser aceptadas por los exhibidores. Las películas las lanzo con siete copias por titulo obteniendo 6.741 asistentes por película con un promedio 1,110 espectadores por copia. “Cochochi”, “Año uña” y “Mi vida desde dentro”. En promedio y con corridas y funciones reducidas tuvieron una permanencia de 11 semanas.

Cineteca Nacional: Tres películas que ninguna distribuidora ni exhibidora comercial acepto fueron programadas por la Cineteca Nacional en cumplimiento de sus funciones de dar a conocer nuestro cine, me refiero a “Zoe 281107”, “Dos mil metros” y “Soneros de Teseochoacan”. Todas se exhibieron en una sala y obtuvieron 187, 1,797 y 416 espectadores respectivamente. En promedio duraron tres semanas en su corrida de estreno.

Cinco empresas distribuyeron dos películas mexicanas  cada una.

Alphaville: De larga y exquisita trayectoria cinematográfica, de sus 15 films de lo mejor del cine mundial, este año estreno las mexicanas “Siete soles”  de temática sobre la frontera y “La vida en corto 2”. La primera tuvo 30 semanas de explotación y la segunda 16. El promedio fue de  6 copias por título y obtuvo 5,492 espectadores por titulo logrando 915 asistentes por copia.

Nueva Era: Estreno dos documentales “Trazando Aleída” y “Los herederos”. En promedio estreno con 9 copias por título y obtuvo 14,854 asistentes por película obteniendo 1,563 espectadores por título. Su permanencia se redujo a 10 semanas en las salas con horarios reducidos.

Mantaraya: En la narrativa desdramatizada y efectista estreno “Los Bastardos” obteniendo buena respuesta del público. Aparte distribuyo “Intimidades de Shakespeare y Víctor Hugo”. En promedio estreno con 13 copias por título y obtuvo 20,681 asistentes por cinta, logrando 1,590 espectadores por copia. Sus cintas duraron 13 semanas en corrida reducida.

Border films: Estreno dos cintas para tratar de atraer al público de escaso poder adquisitivo, sus lanzamientos fueron en salas de la periferia. La idea era que las salas actuales redujeran el precio de acuerdo a la zona sin embargo hasta el momento no logro los resultados esperados. En promedio estreno con 14 copias logrando 7,994 asistentes por título y una media de 543 espectadores por copia. 28 semanas duro la corrida de “Un tigre en la cama” y 18 “Un brillante propósito”.

Quality films: Esta empresa lanzo dos títulos con destinos muy diferentes. Me importas tú y El estudiante. El primero se estrenó el 4 de septiembre y desapareció de las pantallas en la tercera semana obteniendo al final de su corrida 405 espectadores por cada una de sus 32 copias. A El estudiante hay que analizarlo más a detalle por los resultados que obtuvo y la forma en como los consiguió.
La película fue un fenómeno de taquilla en el 2009. Parte, porque cubrió los gustos y las aspiraciones de una clase media conservadora y pudiente, que de estar alejada del cine mexicano por sus prejuicios (que el cine mexicano es grosero y sólo le gusta mostrar lo peor de nosotros) de pronto lo descubrió y lloró con la cinta de Girault. Un gran acierto sin duda, el de conmover a un segmento con gran poder adquisitivo y de convocatoria. Sin embargo también existieron factores exógenos al contenido de la cinta que hicieron que una película mexicana obtuviera ingresos pocos comunes en las salas. Analicemos detalladamente el caso.

Se estrenó el 14 de agosto con 100 copias justo cuando los alumnos regresaban a clase y los padres están un tanto gastados  logrando 483 espectadores por copia en la semana inicial. Cifra baja para los promedios semanales del año, sobre todo después del verano en el que alcanzaron más de 2000 espectadores por copia a la semana algunas películas. Por haber obtenido sólo 48,226 espectadores en total los programadores, siguiendo su política de máximo beneficio para los dueños de las salas, le redujeron las funciones y el número de copias en salas en un 45%.

El resultado negativo no se hizo esperar, de lo obtenido en la primera semana a la segunda tuvo una caída de espectadores del 37%, lo que se podría considerar un decrecimiento normal por las circunstancias ya anotadas, ya que paso de 48,226 espectadores en total a sólo 32,584.
Mientras esto sucedía el director Roberto Girault lanzó un angustioso llamado por todos los medios posibles para que no se repitiera en su film la situación de todas las cintas nacionales.

Llamado que tuvo cierta resonancia ya que a partir de ahí sucedieron cosas extraordinarias que hay que destacar. De la segunda a la tercera semana el número de espectadores sólo disminuyó en 618 espectadores pero su asistencia por copia se incrementó en un 129% pasando de 339 a 779 espectadores por copia. Hecho altamente inusual.

Para la cuarta semana se le volvió a programar en más salas con horarios restringidos y el número de espectadores se incrementó hasta 41,713. Para la quinta le redujeron salas pero el número de espectadores se volvió a incrementar a 53,013. ¡Superando el número de espectadores de la semana de estreno!

A partir de ahí las siguientes seis semanas siempre fue en ascenso el número de espectadores por copia y la asistencia total.

Este hecho extraordinario se debió en gran parte al apoyo que recibió por parte de la Asociación a Favor de lo mejor, donde algunas de sus empresas participantes apoyaron para que asistieran al cine sus empleados y conocidos. También recibió apoyo desde altos niveles gubernamentales, desde donde se giraron instrucciones para recomendar la película en todas las dependencias federales, tanto a empleados como visitantes y usuarios. La iglesia coopero y mando a las monjas, sacerdotes y seminaristas a ver la película, llegándose incluso a comprar boletos y funciones para enviar a sus trabajadores.

A esto agréguenle la promoción adicional que realizaron algunas de las empresas de la familia Servitje que incluyeron, en algunos de sus productos, promociones de asistencia al dos por uno a las salas y regalos de boletos. Mas de 60 mil pingüinos marínela publicitaron al Estudiante. Durante cuatro semanas Suandy apoyo la cinta y se realizaron mas de 20 premieres promociónales. En la calle nos topábamos con los relojes Nivada en los espectaculares y metrobuses promocionando al Estudiante. 

Al final, la cinta duro 28 semanas de corrida de estreno obteniendo 907,132 espectadores producto de un promedio de 9,071 espectadores por copia o de 7,199 si tomamos en cuenta que a partir de la semana once los exhibidores solicitaron 27 copias más.

Este gasto extraordinario que en realidad perjudica al productor del film se justifico porque  a decir de la distribuidora tenían que agotar la explotación en las salas de la república mexicana, para sacar a la venta el DVD en el mes de diciembre. Decisión acertada ya que se lograron vender 140 mil piezas en un breve periodo.

De lo anterior se  desprende que si se apoya debidamente a nuestras películas el público responde y estas se convierten en excelente negocio. Sólo es cuestión de tener una buena película, apoyo federal para su promoción permanente, apoyo publicitario por parte las empresas que están invirtiendo en el cine mexicano y sobre todo permanencia y variedad en horarios y salas. Así el boca a boca empieza a funcionar a partir de la tercera semana y todos podemos salir ganando.

El resto de los films mexicanos fueron distribuidos  por tres empresas y sus resultados pueden consultarse en los anexos.

Si los resultados obtenidos por el cine mexicano pueden parecerles magros, hay que tomar en cuenta las condiciones adversas que le imponen el contubernio exhibidores/distribuidores, pero no se crean que todo el cine norteamericano triunfa y arrasa. El cincuenta por ciento de las cintas estadounidenses apenas obtienen regulares resultados, pero más del 25% de las cintas manejadas por las trasnacionales no llegan a obtener las cifras de nuestras cintas, van ejemplos.

Fox: “Diabólica tentación”,  obtuvo 1,844 epc y fue lanzada con 305 copias obteniendo 562,472 asistentes. “Dragón ball: evolución”,  obtuvo 1,665 epc con un lanzamiento de 500 copias logrando 832,513 asistentes. “El Delfín”,  obtuvo 1,426 espectadores por copia con 175 copias y un total de 249,495  asistentes. “Sabor a miel”,  obtuvo 1,208 espectadores por copia con un lanzamiento de 50 copias logrando  un total de 60,413 asistentes; “Amelia”,  logró 779 espectadores  por copia con un total de 50 copias y obtuvo 38,937 asistentes y por último “El fantástico Sr. Zorro”,  con 263 espectadores por copia y un total de 13,161 asistentes.

Walt Disney:   “Marido por accidente”, con 1,584 espectadores por copia se lanzó con un total de 250 copias, por lo que logró 396,089 asistentes; “Loca por las compras”, 1,510 espectadores por copia y se exhibió con 250 copias y obtuvo un total de 377,462 asistentes.  “Están todos bien”,  1,235 asistentes por copia y salió con 150 copias obteniendo un total de 185,228 espectadores; “El ratón de los dientes 2”, obtuvo  994 espectadores por copia y se estrenó con un total de 200 por lo que logró  198,746 espectadores.

Universal: “Los secretos del poder”,  que obtuvo 1,464 epc con 300 copias y un total de 439,347 asistentes; “Límites del control”,   logró 1,058 epc y salió con 2 copias logrando un total de  2, 116 asistentes; “Bienvenido a Woodstock”,   996 epc  estrenándose con 8 copias y obteniendo 7,725 asistentes; “La venganza de la casa de…”,   864 epc se estrenó con 175 copias y obtuvo 151,249 asistentes; “Un par nada ejemplar”,  660 epc y se lanzó con 179 copias obteniendo  118,171 asistentes.

Warner: “La piedra mágica”,  con 1,697 epc se lanzó con 300 copias y obtuvo un total de 508,971 asistentes; “Destino Final 4”,   con 1,420 espectadores por copia se lanzó con 358, obteniendo un total de 508,439 asistentes; “El desinformante”, obtuvo 1,376 epc con un lanzamiento de 30 copias logrando 41,288 asistentes; “RocknRolla”,   obtuvo 1,025 epc con un lanzamiento de 80 copias  logrando 81,890 asistentes.

Paramount: “Otra ridícula película de  B...”, obtuvo 615 epc y se estrenó con 300 copias y logrando un total de 184,414 asistentes; “Te amo brother” obtuvo  901 epc con un lanzamiento de 200 copias  y un total de 180,204 asistentes; “Mi papá y nuestro mundo feliz”, obtuvo 1,297 epc con un lanzamiento de 275 copias y un total de 356,705 asistentes. “Viernes 13”,obtuvo 1,452 epc  con un estreno de 200 copias y logro un total de 290,340 asistentes.
Sony: “Agente internacional”,  obtuvo 1, 946 epc con 150 copias logrando  291,857 asistentes; “Buenas costumbres”,  logró  un promedio de 1,438 epc con 10 copias que se reflejó en 14, 380 asistentes. “Cuarentena”,  logró 913 epc con 200 copias en su estreno y obtuvo un total de 182,516 espectadores; “Bruno”, logro  594 epc con 80 copias, obteniendo un total de 47,537 asistentes; “Asesino en casa”, logro 423 epc con un lanzamiento de 150 copias obteniendo un total de 63,743 asistentes.
 
A manera de conclusión:
El número de pantallas y el número de funciones es finito y se puede controlar con cierto número de estrenos y cierto número de copias. Esto lo están haciendo de manera concertada los tres exhibidores y los seis de la MPA.
Cuando se puso de moda el modelo de explotación neoliberal,  se hablaba que los complejos multipantallas tenían el fin de proporcionar al público una variedad de opciones para que así ellos pudieran seleccionar de una gran variedad de horarios y títulos. Esto no está sucediendo.

El modelo actual de exhibición favorece a los exhibidores ya que impone un excesivo número de copias con cargo al productor.

Las empresas trasnacionales pueden hacerlo,  ya que muchas de sus copias vienen usadas y después se las llevan para ser explotadas en otros países.

Es más cada día es más frecuente que las distribuidoras norteamericanas estrenen cintas en México que los exhibidores no quisieron exhibir en su país de origen, desplazando a nuestro cine con cintas que en el mundo salieron en video y televisión

Las empresas trasnacionales ofrecen sus productos a precios bajos de acuerdo al lugar de origen, realizando actos cotidianos de dumping.

La condición de dependencia de los productores nacionales,  les obliga a aceptar condiciones ruinosas que afectan de manera seria el futuro económica de la producción nacional (malos porcentajes de ingresos, malas fechas de programación, recortes arbitrarios de horarios, suspensión de funciones, reportes de ingresos que no corresponden a la realidad, etc.).
 
*Datos tomados del articulo Certezas fílmicas en la distribución de Víctor Ugalde que salió  publicado en la revista toma número 11.
*2 La práctica del interlook consiste que con la misma copia se proyecta en dos o más pantallas de un mismo conjunto de salas.
*3  Al cine mexicano como a cada una de las cinematografías en su país. Este es el único mercado que realmente ve toda su producción, desgraciadamente al incremento de los niveles de producción de los últimos tres años está creando un rezago ya que se han producido 206 largos y en el mismo periodo solo se han estrenado  146.
*4  El índice de ocupación de las salas es bajo y ahora con los adelantos digitales las exhibidores también están programando finales de fott ball soocer, juegos de fottball americano bloqueando la trasmisión en la zona y hasta basket ball sin dar seguridad en la exhibición de las cintas nacionales lo que desmotiva a corto plazo a los nuevos productores .

Fuente: CorreCamara.com
Copyright © 2017 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.