“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez
Presidente (1927-2014)

CINEASTA
  • Octavio Bezerra
    (Brasil)



    Entre los más reconocidos creadores del documental en Brasil se encuentra Octavio Bezerra, que alcanzó una primera relevancia con Amerika (1980) con guión, fotografía y producción (Octavio Beçerra Produçoes Cinematográficas) del director, y que en diez minutos sintetizaba los principales conflictos políticos, sociales y económicos de la mayoría de los países latinoamericanos. Cuatro años después, con duración similar, se estrenó Beco S/No, en la cual Bezerra se reservaba solo la dirección, el guión y la música, para explorar las principales políticas oficiales de urbanización, que intentan dar solución al problema de la vivienda en las grandes ciudades brasileñas, y el modo en que las poblaciones de las fabelas inspiradas en el espíritu del héroe de la Guerra de los Canudos, buscan organizarse colectivamente para superar su miseria.

    La consagración internacional de Bezerra llegó con A resistencia da lua (1985), Gran Premio Coral en La Habana, media hora de inmersión en el centro histórico de San Salvador de Bahía, donde centenares de personas habitan las históricas edificaciones en ruinas, y además reflexiona sobre la cultura negra y el modo en que ha sobrevivido a quinientos años de colonización cultural y discriminación.

    En 1987, Bezerra se decidió por el largometraje con Memoria viva, que también escribió y produjo. Se trata de un cuestionamiento sobre la política cultural brasileña, a partir del discurso de Aloisio Magalhaes, con referencias a los verdaderos y permanentes valores de una nación enfrentada a una invasión cultural despersonalizante, sumamente agresiva para los países en vías de desarrollo.

    Tal vez su obra maestra sea Una avenida llamada Brasil (1988), que Bezerra produjo, escribió y dirigió. Es uno de esos documentales que consigue atrapar en sonido e imagen la esencia cultural y espiritual de un espacio, de un tiempo y de una nación. Le siguió A divida da vida (1992) hasta que decidió volver a reseñar el impacto de los medios, sobre todo de la televisión, en cuanto al público masivo, en el largometraje de ficción El lado cierto de la vida errada (1996)  que muestra a un demente encerrado en enajenante diálogo con la pantalla del televisor, la cual replica a su vez el drama del confinamiento.




    Octavio Bezerra is one of the most outstanding documentary makers in Brazil. He was first remarkably with Amerika (1980) with screenplay, photography and production (Octavio Beçerra Produçoes Cinematográficas) of the own director, and which in only ten minutes summarized the main political, social and economic of most of the Latin American countries. Four years later, with a similar running time, was released Beco S/No, in which he only assumed the direction, the screenplay and the music, in an attempt to explore the main official politics of urbanization that tried to resolve the housing problems in the big Brazilian cities, and the   way in that the population of the favelas (slums),  inspired by the spirit of the hero of the Canudos War, search collective organization as a way to surpassed their poverty.

    Bezerra´s international reputation came with A resistencia da lua (1985), Grand Coral Award at Havana film festival, a half hour of immersion in the historical center of the city of San Salvador de Bahía, where hundred of people inhabit the historical buildings in ruins; in addition the film also reflected on black culture and the way it has survived to five hundreds years of cultural colonization and discrimination.

    In 1987, Bezerra decided to make a feature film: Memoria viva, which he also wrote and produced. The film is a questioning of the Brazilian cultural policy, taking as starting point a speech of Aloisio Magalhaes, referred to true and unchanging values of a nation that faced a depersonalizing cultural invasion, highly aggressive for the developing countries.

    Maybe his masterpiece is Una avenida llamada Brasil (1988), which Bezerra produced, wrote and directed. This is on of these documentaries able to express in its images and sound the cultural and spiritual essence of an space, a time and a nation. To this film followed A divida da vida (1992), until he decided to show the impact of the media, mainly television, on the big audience in the narrative feature film O Lado certo da vida errada (1996), which show a lunatic immersed in an alienating dialogue with a television screen that in turn reproduced the drama of the seclusion.

    Referencias en el Portal:

    A Rêsistencia da lua (Resistencia de la luna), 1985, Dirección
    Uma Avenida Chamada Brasil (Una avenida llamada Brasil), 1989, Dirección
    A divida da vida (La deuda de la vida), 1992, Dirección
    O Lado certo da vida errada (El Lado cierto de la vida errada), 1996, Dirección
    Nzinga atabaques, 2006, Dirección
    Referencias en la Biblioteca Digital:

    Octavio Bezerra ciudadano ilustre del documental. (recorte)
TEXTOS RELACIONADOS



BUSQUEDA DE CINEASTAS




APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2019 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.