“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez


SEDE DE LA FUNDACION



Patio interior de la sede

Inaugurada oficialmente en 1939, con la bendición del Padre José Luis de Santa Teresa, de la Orden de los Carmelitas del Vedado, la Quinta es el regalo de bodas de su arquitecto, Felipe Gardyn, a su prometida Flor Loynaz Muñoz. Matrimonio breve, brevísimo, quizás por el choque inevitable con la audaz y controvertida personalidad de Flor.

La restauración y remodelación de la Quinta Santa Bárbara, sede de la fnCl, se debe en gran medida al proyecto arquitectónico realizado por el ICAIC y que concluyó en diciembre de 1986. La casa es reencontrada casualmente por el novelista colombiano Gabriel García Márquez, cuando ya elegido Presidente de la fnCl buscaba una edificación que sirviera como sede. Comprada por el estado cubano a su dueña, Dulce María Loynaz (la había recibido como herencia a la muerte de su hermana Flor, original propietaria), es donada a la Institución.

Fueron las fotos tomadas en sus primeros años de vida, proporcionadas por Dulce María Loynaz, y sus propios recuerdos, los que junto a los planos originales (hallados milagrosamente en sus sótanos) permitieron la restauración de la mansión, cuidando su peculiar eclecticismo como construcción cubana de principios del siglo XX.
En breve tiempo la Quinta exhibiría su belleza, satisfaciendo ahora a nuevas y bien diferentes necesidades.

No sólo se logró una confortable y soñadora mansión, sino que ha adquirido con el tiempo y el hacer de los/las cineastas su más real dimensión: es el sitio para  las reuniones que celebra en Cuba el Comité de Cineastas de América Latina; es lugar común para crear y alentar sueños y llenar sus salas con personalidades gestoras del Nuevo Cine Latinoamericano: Fernando Birri, Alfredo Guevara, Paul Leduc, Cosme Alves Netto, Julio García Espinosa, Edgardo Pallero, Miguel Littín, Gerardo Sarno, Jorge Sánchez, Jorge Sanjinés, Nelson Pereira dos Santos.

A finales de la década del 80 se decide construir una sala de cine unida al pabellón del jardín, equipada para proyectar cine y video, celebrar conferencias y representar teatros y conciertos de música de cámara. Tendría además una tienda para la venta de objetos culturales y áreas para exposiciones.

Lugar también de estrenos y presentaciones mundiales de muchas de las producciones fílmicas de la región, la sala se ha visto prestigiada  por personalidades latinoamericanas, cubanas, europeas como Jorge Alí Triana, Sergio Cabrera, Tomás Gutiérrez Alea, Humberto Solás, Francis Ford Coppola, Costa Gavras, Harry Belafonte, Klaus Maria Brandauer, Geraldine Chaplin, Sidney Pollack, Hanna Schygulla, Ruy Guerra, Istvan Szabo, Margarethe Van Trotta, Arturo Ripstein, María Teresa Castillo, Madame Miterrand, Liv Ulmann, Sara Montiel.

Será preferida como locación de múltiples filmes, entre ellos el más relevante lo fue, sin dudas, el pionero, cuando en 1978 el director Tomás Gutiérrez Alea filma Los sobrevivientes, título clásico en la cinematografía cubana y latinoamericana.

Terminada en 1992, año tras año, la sala, como prolongación funcional de la casa, aumentará su significación cultural, convirtiéndose en una importante plaza para la divulgación de lo mejor del cine. Ha sido sede de importantes encuentros y conferencias de la cinematografía latinoamericana, como fueron la Segunda Conferencia Coproducción y Financiamiento Internacional, de Productores Cinematográficos de la región, y el 1er. Encuentro Iberoamericano de Cineastas.

La instalación se ha convertido además en importante centro para la cultura de la comunidad de sus alrededores, habitada por cientos de científicos que trabajan en laboratorios y centros de investigación.

Importante espacio para el trabajo con los niños, es sede habitual de talleres infantiles para el aprendizaje del cine. La sala, que cuenta con un estimado de 50 mil espectadores anuales, exhibe un total de 350 títulos al año (muchos de ellos dirigidos al público infantil). Es además el lugar donde se muestran las tesis de grado de los alumnos que se gradúan cada año en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (EICTV). En diciembre se integra al circuito de salas del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

La Quinta Santa Bárbara acoge los sueños de cineastas de América Latina y el Caribe y es cuna de programas culturales que apuntan a una mayor comunicación entre los que tienen al cine como parte vital de sus vidas.


APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2017 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.