AUTOR

Nelson Rodríguez Zubarán (1938 - ), Cuba
Destacado editor cubano de cine, profesor de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños. Premio Nacional de Cine.

Nelson Rodríguez nació en Cienfuegos el 14 de noviembre de 1938. Desde muy joven se vinculó al movimiento de cine-clubes. Ingresó en el ICAIC desde sus inicios, mientras estudiaba Ciencias Comerciales en la Universidad de La Habana. Allí comenzó a trabajar en la especialidad de producción, donde se desarrolló como asistente por más de un año. Dentro de estas funciones iniciales produjo el documental Y me hice maestro de Jorge Fraga.

Muy pronto su fascinación por el universo de la edición lo condujo hacia esta especialidad. Mario González, quien fuera un importante editor del primer cine producido por el ICAIC, se convirtió en su maestro. A principios de 1962, Nelson Rodríguez comenzó su labor como asistente de edición. Por esta época editó notas para el Noticiero ICAIC Latinoamericano y para la Enciclopedia Popular, así como Historia de una batalla de Manuel Octavio Gómez, documental que recogía los eventos del año 1961 y el recuento de la Campaña de Alfabetización. Su segundo documental editado fue Primer carnaval socialista, de Alberto Roldán, donde experimentó con abundantes cortes y mezclas de sonidos, en lo que ya se iba conformando como su habilidad “intuitiva”, según sus propias palabras, para la edición.

Se formó bajo las influencias del cine de Luchino Visconti, Pier Paolo Pasolini y Jean-Luc Godard. Cuando, en 1967, Tomás Gutiérrez Alea lo eligió para editar su película Memorias del subdesarrollo, estas experiencias de aprendizaje cinematográfico le fueron muy útiles. Memorias… era una película que incluía abundante material de archivo y un uso muy expresivo de la música a cargo de Leo Brouwer, por lo que requería una edición ágil, con una marcada orientación conceptual. Durante la edición de su película, Tomás Gutiérrez Alea fungió como maestro de Nelson Rodríguez, al insistirle en la búsqueda de los sentidos específicos y la reflexión a través de la edición. En este filme el editor construyó, a partir de los cortes  “al estilo Godard”, la secuencia final de la película que contiene un gran dramatismo.

Casi simultáneamente a Memorias del subdesarrollo, Nelson Rodríguez editó otra película emblemática del cine cubano: Lucía de Humberto Solás. Igualmente, su contribución fue inestimable. La fotografía de Jorge Herrera se basaba principalmente en el uso de la cámara en mano, de manera que la selección, el ordenamiento y la corrección de las secuencias del filme, le correspondió al proceso de edición.

Nelson Rodríguez participó como editor en la realización de películas muy significativas durante las décadas de 1960 y 1970. La primera carga al machete (1969) y Los días del agua (1971) de Manuel Octavio Gómez son muestras de ello. También estas películas poseen un abundante empleo de la cámara en mano, por lo que requirieron de la habilidad profesional del editor para su realización.

Por la misma época editó Una pelea cubana contra los demonios (1971), La última cena (1976) y Los sobrevivientes (1978) de Tomás Gutiérrez Alea. Según declara el propio Nelson Rodríguez, fue este el director de cine que más influyó en su formación como editor, pues atendía con mayor precaución a las estructuras de sus historias y a la construcción de la sintaxis cinematográfica a través del montaje. Siempre preguntaba acerca de las razones que conducían a un tipo de orden específico o combinación en el montaje y no a otro, por lo que el editor añadía a la praxis intuitiva la sustentación conceptual de su trabajo.

En 1981, Humberto Solás realizó el polémico filme Cecilia, en el cual participó nuevamente Nelson Rodríguez. Su experiencia profesional en la realización de los filmes de Humberto Solás no se limitaba solo a la edición, sino que suponía una colaboración mayor como parte del equipo y como interlocutor del director de cine. En el caso de Cecilia su participación se amplió a la discusión temática y la renovación del punto de vista sobre los acontecimientos narrados en la novela decimonónica Cecilia Valdés de Cirilo Villaverde. Así también, en la película Amada, adaptación del relato La esfinge de Miguel de Carrión, Nelson Rodríguez participó como guionista, director de doblaje y asistente de dirección.

Durante su vasta trayectoria como editor, Nelson Rodríguez ha colaborado con cineastas latinoamericanos como Miguel Littin, Patricio Guzmán, Silvio Caiozzi y María Novarro. Su experiencia profesional le ha permitido formar a varias generaciones de editores en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, en Cuba.

Su visión sobre el desempeño del editor en el cine parte de la consideración de que es este un trabajo creativo y de suma importancia en la realización final de la obra cinematográfica. Es un oficio que supone la disposición del editor para resolver problemas que se han producido durante la filmación y que solo pueden resolverse con la precisión de los cortes. Muchos filmes adquieren su ritmo y las estructuras de las historias en la sala de edición, aunque todos pertenezcan al director, como ha apuntado en varias ocasiones.

Por la extensión y calidad de su obra, así como por su participación en filmes paradigmáticos del cine cubano, Nelson Rodríguez recibió el Premio Nacional de Cine en el año 2007.
Referencias en el Portal
Gallego, 1987, Edición
Papeles secundarios, 1989, Edición
Roble de olor, 2003, Edición