“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez
Presidente (1927-2014)

CRITICA


  • En un mismo lodo todos manoseaos
    Por Luis Ormaechea

    Una ciénaga es un terreno pantanoso, una trampa mortal para los animales, un suelo blando donde cuesta hacer pie y uno puede sumergirse irremediablemente. La Ciénaga es un pueblo del noroeste argentino imaginado por Lucrecia Martel. Una ciénaga ubicada cerca de ese pueblo es uno de los elementos dramáticos más importantes de La ciénaga, uno de los debuts más resonantes del cine argentino de los últimos años.
    Uno de los motivos predominantes en el film es el estancamiento. Como el agua de un pantano, las acciones de los personajes parecen no fluir en ninguna dirección. El calor y la humedad del mes de febrero agobian a los personajes y acrecientan su inactividad. En la finca La Mandrágora vive Mecha (Graciela Borges), una mujer cincuentona que tiene cuatro hijos y cuya mayor preocupación es conseguir hielo para refrescar sus tragos. A pocos kilómetros de allí, en el pueblo, vive su prima Tali (Mercedes Morán), también madre de cuatro hijos.
    Otro de los motivos recurrentes son las cicatrices. En la primera escena, Mecha, muy embriagada, tropieza y cae sobre los fragmentos del vaso que llevaba en la mano. No va a ser el único personaje que luzca una herida. Joaquín, el hijo menor de Mecha, perdió un ojo durante un accidente de caza. Otro de sus hijos, José (Juan Cruz Bordeu) vuelve con la nariz rota luego de una pelea en un baile. Las cicatrices exteriores no son las únicas que aparecen: hay otras mucho más profundas y cuya marca no va a desaparecer con el tiempo o con una cirugía.
    Los cortes que aparecen a nivel argumental tienen su correspondencia en el relato. Lucrecia Martel produce un quiebre significativo respecto al ?nuevo cine? o el ?cine joven? argentino. Esta joven realizadora se aleja del vacío de ideas, las improvisaciones y el falso realismo para producir un acertado cruce entre la innovación narrativa y el cine ?comercial?. La ciénaga no presenta a ningún héroe tratando de descubrir una verdad, también carece de una progresión dramática que conduzca a un final esperado. La fluidez del relato clásico deja lugar a una narración moderna, con nexos débiles entre las escenas, con abundancia de tiempos ?muertos?, estancados. Sin embargo, la destreza de Martel impide que el tedio de los personajes se transforme en aburrimiento para el espectador.
    Como todo terreno pantanoso, La ciénaga no deja ver lo que subyace bajo la superficie; al menos, no directamente. Hay un trabajo sorprendente y muy inteligente con el fuera de campo. En el film, aprovechando la excusa de las vacaciones, no aparecen representados el trabajo y el estudio. Los ajíes que produce la familia de Mecha están tan ausentes en la representación como la Virgen del Perpetuo Socorro que se aparece en el tanque de agua de unos vecinos o la rata africana que mantiene en vilo a los más chicos, sin embargo su peso dramático es fundamental. En la aparente inmovilidad del relato, lo no mostrado adquiere un peso decisivo.
    Entre las muchas cosas no dichas explícitamente en el film están la sexualidad y el racismo. La primera está manifestada en los intrincados lazos que unen a José, Mecha, Mercedes (Silvia Baylé) y Gregorio (Martín Adjemian). José vive en Buenos Aires y duerme con Mercedes, amiga de su madre y ex amante de su padre. También aparece en la relación casi incestuosa que une a los hermanos a la hora de la siesta, cuando todos duermen en la misma cama. El racismo aparece en el trato discriminatorio dado al personal doméstico, a los que se alude despectivamente como ?coya de mierda? o ?chinita carnavalera?.
    Lucrecia Martel se animó a meterse en un suelo no muy transitado por el cine argentino actual. A diferencia de la vaca que quedó atrapada en la ciénaga, esta joven directora supo caminar con paso seguro por un terreno muy blando y peligroso.

    (Fuente: Revista otrocampo)


PELICULAS RELACIONADAS
La ciénaga


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2020 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.