“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez
Presidente (1927-2014)

NOTICIA


  • La casa de Alice se distribuye en once ciudades de Norteamérica

    Tras ganar más de una veintena de premios en festivales internacionales llega a Estados Unidos La casa de Alice, un retrato íntimo de una familia de clase media de Sao Paulo y las crisis existenciales que se viven con la edad. Escrita y dirigida por el laureado documentalista Chico Teixeira y protagonizada por Carla Ribas, La casa de Alice sigue a una manicurista de 40 casada con un taxista con quien tiene tres hijos.

    Nadie le presta mucha atención ni respeto a Alice, una buena mujer que desea desesperadamente ser amada y que con la oportunidad de traicionar descubre que ella misma ha sido traicionada.

    Ribas, quien ha recibido múltiples reconocimientos por su actuación, era prácticamente una desconocida en su país cuando asumió el papel.
    “No quería una persona muy famosa de telenovelas o famosa para el pueblo brasileño'’, declaró el director a la AP en Nueva York en la víspera del estreno en la Gran Manzana, San Francisco y Los Angeles.

    La búsqueda de Alice tomó mucho tiempo

    Después de hacer unas 300 audiciones en busca de una actriz de gran sensualidad que a la vez transmitiera fuerza y vulnerabilidad, un profesor de actuación conocido de Texeira y que tuvo a Ribas en su clase pensó que ésta sería adecuada para el papel y le envió al director una cinta de video.
    “Carla era Alice'’, declaró Teixeira emocionado. Pero pese a eso y a que le pareció una artista extraordinaria tuvo que moldearla para las exigencias de la pantalla.

    “La interpretación (en ambos medios) es completamente diferente'’, explicó.
    “En el teatro todo es grande, en la pantalla debe ser más pequeño. Fueron tres meses de prácticas todos los días para volcar la grandiosidad de Carla al cine'’. Y la decisión funcionó.

    Entre otros galardones, Ribas obtuvo el premio Mayahuel a la mejor actriz en el Festival de Cine de Guadalajara y el Premio Internacional del Jurado en el Festival de Cine de Sao Paulo.

    Inicialmente concebida como un documental sobre la pérdida de la vista, Teixeira, quien ya tenía varios documentales en su haber decidió asumir un nuevo reto e incursionar en el cine de ficción.

    “Quería dar un paso más en mi vida. Fue un desafío muy grande en mi carrera, pues nunca había trabajado con actores'’, expresó el realizador.
    “Pero tenía ansiedades, inquietudes internas para hablar de las relaciones humanas'’. De su idea original sólo quedó un personaje, la abuela Doña Jacira (Berta Zemel), quien trabaja como sirvienta para su familia y va quedándose ciega durante la trama.

    Teixeira dedicó más de un año y medio a la escritura del guión, que terminó rodando en seis semanas a mediados del 2006 con un reconocido equipo de producción, “lo mejor de lo mejor de Brasil'’ en palabras del director, y que incluye a la directora de casting María Fátima Toledo (Ciudad de Dios), el director de fotografía Mauro Pinheiro Jr. (quien ha trabajado con el director Walter Salles) y el director de arte Marcos Pedroso (Madame Sata).

    Por tres meses los personajes pasaron 10 horas juntos para convertirse en una familia. Y para el director toda esta novedad representó dificultades.
    “No estaba acostumbrado a trabajar con tanta gente, a la confusión en el set, a administrarlo todo. Como documentalista estaba acostumbrado a un trabajo más introspectivo, a trabajar solo. Eso fue lo más difícil para mí'’.
    Preguntado si la cinta es de algún modo autobiográfica, Teixeira reconoce que todo artista imprime parte de sí en su obra y que se ve claramente reflejado en los actores.

    “A veces me parezco mucho a Alice, a veces a la abuela, a veces a Junior (uno de los hijos) que no sabe qué quiere de la vida, a veces a Edinho (otro hijo) que roba un dinero pero después lo devuelve… Tengo un poco de todos'’, manifestó.

    “Muchas veces no sabemos explicar qué, es algo muy interno, inconsciente'’, añadió. “La historia no es autobiográfica, pero algunas cosas son mías, otras no. Algunas me las contaron amigos, otras las miro en la calle o las imagino'’.

    La casa de Alice no está musicalizada, lo que da la sensación de estar viendo un documental, un pedazo íntimo de una verdadera familia.
    “Yo no quería excesos en esta película. Pensé que la música iba a competir con los actores y no quería eso'’, señala el director, quien llegó a probar musicalizar el filme pero desistió convencido.

    “La película me habló y me dijo que no quería música y yo la respeté'’. Con su estreno en Estados Unidos, Teixeira espera que el público entienda su obra e intente “conversar con la película, absorberla, que se identifiquen con los demonios que tiene la película'’.

    En los próximos meses La casa de Alice llegará a otras 11 ciudades del país, entre ellas San Luis, Seattle, Atlanta, Filadelfia y Washington.


    (Fuente: milenio.com)


CINEASTAS RELACIONADOS
Chico Teixeira


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2019 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.