“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez

CRITICA


  • La última tarde, un guion cuyo principal acierto es la construcción de dos personajes
    Por Edu J.Moreno

    Y si hablamos de lazos difíciles de romper, nos faltaba analizar las ataduras que unen a las parejas incluso muchos años después de romper. Sobre ello trata La última tarde, centrada en el reencuentro de dos ex militantes de un grupo de la izquierda armada peruana que además estuvieron casados. Tras una separación traumática ambos vuelven a reunirse 19 años después en Lima para firmar los papeles del divorcio. Será un problema con los trámites de mismo lo que les obligue a pasar la tarde juntos y, aunque al inicio se limitarán a ponerse al día de sus vidas en el presente, la conversación derivará a temas que quedaron pendientes de su pasado en común como pareja y como integrantes de un grupo terrorista. Es dicha “bipolaridad” la que confiere a la propuesta de Calero de un carácter singular ya que se mueve entre un melodrama romántico con tintes nostálgicos y una película con contenido político e ideológico, que además aborda frontalmente una cuestión tan problemática como la del terrorismo.

    Durante la conversación entre ambos es Ramón el que adopta la posición de interrogador y oyente, mientras que Laura acepta dar explicaciones o justificar de algún modo las decisiones que tomó en el pasado. El hecho de que Calero base la totalidad de su película en los diálogos entre ambos condiciona la puesta en imágenes de la película, predominando los planos fijos de larga duración y los planos secuencia que siguen los pasos de Ramón y Laura por Lima, una elección que obligaba a un esfuerzo actoral enorme, al no tener la opción de detener la escena ni pulirla en la sala de montaje. Sin duda el director peruano acertó en confiar los papeles protagónicos a Katerina D’Onofrio y Lucho Cáceres, excepcionales en sus composiciones de dos personajes marcados por un pasado que no han podido olvidar ni aceptar del todo. Su brillante trabajo no es únicamente mérito propio, ya que, como el propio director explicó en el coloquio posterior, todos los diálogos se ensayaron y trabajaron durante las semanas previas al rodaje para que el resultado destilara naturalidad, complicidad y autenticidad. Dicho esfuerzo es sólo el remate perfecto de un guión cuyo principal acierto es la construcción de dos personajes que, a pesar del papel que jugaron en el conflicto armado, trascienden su condición de víctimas o verdugos para llegar al espectador como personas con un bagaje emocional del que necesitan liberarse.

    La labor de Calero como guionista también destaca en cómo dosifica la información sobre Ramón y Laura y su pasado en común mientras pasan la tarde juntos. Su recorrido por la capital limeña se ve salpicado por pequeños hechos que evidencian de forma paulatina las diferencias que ambos tuvieron en el pasado como pareja y como militantes izquierdistas (ella desciende de la burguesía militar mientras que los orígenes de él son mucho más humildes) y que tienen su lógica correlación cuando ambos analizan el Perú heredado tras aquellos años convulsos. Dicha dialéctica entre los aspectos personales e ideológicos de la relación crea una tensión in crescendo que estalla en un tercio final en el que confluyen una certeza y una duda que golpean directamente al personaje de Ramón. La escena final supone un quiebre total con lo visto anteriormente, tanto a nivel de contenido como estético, con un tratamiento de la luz, un encuadre de los personajes y un uso de la música-ausente en la práctica totalidad de la cinta-que consiguen dotar a la conclusión de la historia entre Laura y Ramón de un carácter mágico que, sin embargo, deja muchas preguntas en el aire y dudas sin resolver.


    (Fuente: Cinedivergente.com)


PELICULAS RELACIONADAS
La última tarde


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2017 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.