“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez
Presidente (1927-2014)

ENTREVISTA


  • Entrevista a Eduardo Coutinho

    Tal vez el nombre de Eduardo Coutinho sea desconocido para la mayoría del público, pero este veterano cineasta brasileño es toda una leyenda del documental, con grandes títulos como Peones, Edificio Master y El fin y el principio. Coutinho viene a presentar su última película en la apertura del BAFICI (el filme tendrá varias funciones más). Jogo de cena es un trabajo excelente que mezcla a personas reales y a actrices "interpretando" para la cámara dolorosas historias de vida. ¿Un documental? ¿Una híbrido? ¿Un juego fronterizo? Jogo de cena es un filme exquisito, pleno de lecturas sobre la relación entre el cine y el mundo.

    El paulista Coutinho, de 74 años, viaja poco y casi no da notas, por lo que la charla telefónica que mantuvo con Clarín es una gran ocasión para conocer sus reflexiones.

    ¿Cómo surgió el proyecto de hacer un casting de personas para contar sus historias de vida y luego elegir a actrices para que hicieran lo mismo?

    Hago documentales hace 30 años, escucho y hablo con personas que se tornan personajes delante de la cámara, que hacen una performance aunque cuenten una verdad. Pensé hacer eso con gente a la que se le paga para hacerlo, como los actores, que viven expresando emociones de otros.

    ¿Cómo fue el proceso?

    Hicimos una proyección de los testimonios. Y sentimos que valían la pena. Elegir a las actrices tomó cinco meses. La idea original era usar sólo actrices desconocidas, pero decidimos mezclarlas con algunas famosas que son buenas, otras que no son tan famosas. Quería elegir qué personaje quedaba y qué actriz podía hacerlo. Después hubo que editar y algunas desaparecieron.

    Tal vez fuera de Brasil la experiencia es todavía más rara porque casi ninguna de las actrices es conocida...

    Me imagino que será muy diferente. La película casi no se vio fuera de Brasil y me intriga eso. Pero también en Brasil la gente se olvida porque se mete en las historias que ellas cuentan.

    Hay un riesgo de que la gente se dedique a adivinar quién es actriz y cuál es la persona real, ¿no?

    El juego no es lo importante. Hay dos madres que hablan de la misma historia y se supone que una es la verdadera, pero tal vez no. De lo que me interesa hablar es de la idea de que una historia no pertenece a quien la cuenta, sino que le pertenece a todos.

    ¿Por qué lo dice?

    Al contarla ante una cámara, la historia es cada vez diferente. No se puede confiar en la memoria, es algo que se inventa cada día. Y con las actrices es igual: habla la actriz y la mujer también. Es cierto que las historias tienen mucho en común. Ninguna de las 83 mujeres habló de política. Todas contaron fuertes historias personales, el gran tema era la vida privada, la relación madre e hijo, la pareja, lo familiar.

    Hoy, por los reality shows, se habla mucho de la mezcla entre realidad y ficción.

    El reality show es la realidad según la TV, la vida real entre comillas. La gente se quiere mostrar en la tele y eso es lo que venden: una idea de autenticidad.

    ¿Y qué sería lo auténtico?

    Yo trabajo en películas en las que, básicamente, la gente habla. Lo mejor surge de la relación con el otro, abriéndose, saliendo de tu ideología. Los documentalistas esteticistas no me interesan. Lo poético surge de la gente. Lo que me importa es el momento vivido.

    ¿Siente que con sus documentales está haciendo una historia de Brasil?

    Mi tema son las historias de vida de personas. Cada una tiene su singularidad y de allí se llega a lo general. No me interesan los símbolos, eso es típico de la clase media. Me interesa lo singular, lo típico es una convención. Dicen que Dios está en lo particular, en los detalles. La totalidad es inabarcable: no podés hacer películas sobre China, sobre Brasil, sobre música clásica. No me interesa.

    La puesta en escena es muy rigurosa, casi siempre una cámara fija...

    Está la entrada y salida de las mujeres y nada más. Hice todo con una cámara en la misma posición. Y el sentido es que si lo importante es lo que se dice, la expresión facial tiene mucha fuerza. El resto es perfumería...


    (Fuente: Clarín.com)


CINEASTAS RELACIONADOS
Eduardo Coutinho


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2022 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.