“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez
Presidente (1927-2014)

CRITICA


  • Yo no me llamo Rubén Blades, un retrato íntimo y confesional

    Cantante y compositor con un lugar destacado en la historia grande de la salsa, abogado doctorado en Harvard, actor en producciones de Hollywood y del cine independiente norteamericano, exfuncionario (fue ministro de Turismo entre 2004 y 2009) y candidato presidencial (quedó tercero con el 20 por ciento de los votos), activista e intelectual radicado en Nueva York, pero en permanente contacto con su Panamá natal... Todo eso (y mucho más) ha sido y es Rubén Blades, quien con 70 años y cinco décadas de carrera musical surge como uno de los artistas más fascinantes y multifacéticos de América Latina.

    El guionista y director panameño Abner Benaim (Empleadas y patrones, Invasión) siguió durante tres años a Blades para concebir un retrato íntimo y confesional, sin alardes narrativos, pero sincero incluso en aspectos incómodos como su paternidad tardía (terminó reconociendo a un hijo que había tenido mucho tiempo atrás).

    El documental muestra la trastienda de una gira con shows masivos, su compromiso social, reconstruye su batalla desigual contra los abusos de la industria discográfica (ya es legendaria su disputa con Fania Records), su paso bastante fallido por la política y su pensamiento sobre los más variados temas. En cambio, no aportan demasiado los testimonios de Sting, Paul Simon y otras figuras que reverencian al creador de populares temas como Pedro Navaja, Plástico o Tiburón. La brillante trayectoria de Blades no necesita de este tipo de palmadas en la espalda.



PELICULAS RELACIONADAS
Yo no me llamo Rubén Blades


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2019 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.