“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez
Presidente (1927-2014)

CRITICA


  • Los Conductos, gran sentido estético y del colorido de la imagen
    Por José Luis García

    Conocido como talentoso cortometrajista, el colombiano radicado en París Camilo Restrepo, sacudió la Berlinale con su nuevamente arriesgada e interesante propuesta, Los Conductos, su primer largo que obtuvo en el Festival un premio, el de la mejor ópera prima, que es transversal a todas las secciones del certamen.

    La película fue rodada en fílmico (16mm) y conserva la textura y los tipos de planos que caracterizan la cinematografía de este prometedor realizador.
    El relato comienza con Pinky, su protagonista, huyendo de noche en moto en el medio de esos ambientes marginales que para unos son incompresibles y para otros, lo más normal del mundo. Restrepo utiliza aquí su bastante habitual narración en pequeñas partes diferenciadas que en cierto modo tratan de transmitir el desconcierto en el que se halla su personaje.

    Lo que busca Pinky parece ser el liberarse del “padre” de una secta a la cual perteneció, tomándose la justicia por su mano, es decir, intentándolo matar. Y tal cual continúa esta historia de supervivencia, más conexiones establece con el funcionamiento de ciertos asuntos oscuros que conectan las tuberías con las alcantarillas, o con las drogas, las armas, la música específica o la alienación humana.

    El protagonista vive claramente abrumado por sus conflictivos recuerdos que, desde que era un adolescente, también tienen que ver con su pertenencia a las bandas delictivas y a un submundo en donde la vida no importa absolutamente nada. A ello se suma la pobreza y la corrupción política. “¿No habrá manera de que Colombia, en vez de matar a sus hijos, los haga dignos de vivir?”, se pregunta un texto escrito por Gonzalo Arango que muestra la película.

    Camilo Restrepo mantiene intacto su gran sentido estético y del colorido de la imagen, así como la importancia de la sonoridad en su cine y sus observaciones en torno a la banalidad del mal o, incluso yendo más allá, a la confusión entre el bien y el mal, al problema que implica ser un padre prematuro, o al uso de los cuerpos como si fueran máquinas. El film se añade a su más que interesante filmografía.


    (Fuente: Cinestel.com)


PELICULAS RELACIONADAS
Los conductos


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2020 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.