“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez
Presidente (1927-2014)

CRITICA


  • Amalgama, descubriendo las caries de la vida
    Por Irving Torres Yllán

    Carlos Cuarón es un guionista con un oído privilegiado, capaz de traspasar a sus trabajos diálogos llenos de vida y que hacen a sus personajes seres reales, humanos, lo hemos visto no sólo en aquellos ha escrito para su hermano Alfonso, sino en sus propios trabajos como director, Rudo y Cursi, Besos de Azúcar y ahora Amalgama, una comedia ácida, inteligente, la cual formó parte de las cintas en competencia del Festival Internacional de Cine de Morelia 2020.

    Cuatro dentistas, tres hombres y una mujer, se encuentran en un congreso en la Riviera Maya. Ellos la desean, pero ella tiene algo más en mente. Todos huyen de su propia historia de dolor. Y pasan juntos un enloquecido fin de semana de celos, envidia y excesos en una minúscula isla del Caribe mexicano que marcará sus vidas.

    Carlos Cuarón es un director que disfruta retratar las relaciones sociales que se dan entre personas que a pesar de pertenecer al mismo ámbito, toman decisiones tan distintas que parece casi desean alejarse del otro de forma total, explorando no siempre el mismo grupo, en su opera prima fue la vida de aquellos llegan del interior y alcanzan fama de alguna forma, en la segunda, la vida de aquellos viven en los barrios de la ciudad de México y, ahora, a aquellos que han alcanzado tanto éxito que carecen de preocupaciones económicas que afectan al grueso de la población.

    Uno de los aciertos más grandes de la cinta es su cuadro de actores, Stephanie Cayo como el elemento de tensión entre los amigos, es perfecta, su belleza subyuga y el secreto que mantiene escondido para ellos la carcome, la angustia, dándole firmeza a sus decisiones; Manolo Cardona sorprende interpretando a un homosexual que está lidiando con su pareja a la distancia, con su manipulación y ataques, además de que sus dos amigos desconocen su orientación sexual; Tony Dalton es un dentista que ha triunfado, que tiene a la esposa perfecta, que tiene los gastos excesivos que su mundo de apariencias le obliga; Miguel Rodarte es simplemente impresionante, no sólo está lidiando con una cuestión jurídica sino que sufre de “mamitis”, la cual de agrava por la condición mental tiene ella y la distancia tienen en esos momentos.

    La otra gran protagonista de la película es la isla donde ocurren las cosas, un lugar paradisiaco, alejado de todo, donde la señal de celular llega de forma intermitente, aislando a todos a su alrededor. El lugar perfecto para desarrollar una cinta donde la superficialidad de todos pronto debe caer y mostrar la verdadera naturaleza de cada uno, donde deberán hallar la catarsis los haga avanzar o reconocer que su zona de (in)confort es tan grande que no pueden abandonarle. También hay que poner atención a la música, sobre todo al tema coral que repite el título de la cinta.

    Amalgama es una comedia que no busca reinventar nada, que no destaca principalmente por sus giros inesperados de trama, es más es predecible a donde va, pero que sin embargo con sus personajes logra atrapar, hacer nos interesemos por ellos y la forma en que los demás irán reaccionando a sus historias. Una cinta que nos confirma el extraordinario talento de Carlos Cuarón para los diálogos, para la creación de personajes humanos. Divertida en muchos sentidos.

    (Fuente: cinent.com)


PELICULAS RELACIONADAS
Amalgama


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2020 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.