“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez
Presidente (1927-2014)

CRITICA


  • Se va a acabar, valientes historias de resistencia de trabajadores y militantes
    Por Diego Conesa

    Tras su presentación en la sección Noches Especiales del BAFICI, se lanzó en el Gaumont este nuevo trabajo del realizador de Cazadores de utopías, Botín de guerra, Hacer patria y Fragmentos rebelados, aquí con Cedrón como co-director.

    Entre los tantos enfoques que se pueden elegir para abordar los hechos de la dictadura cívico-militar instaurada en 1976, Se va a acabar... opta por narrar desde el documental las valientes historias de resistencia de trabajadores y militantes de distintas organizaciones sindicales, en la voz de algunos de sus protagonistas.

    Combinando de manera tradicional los relatos en primera persona, las imágenes de archivo y secuencias animadas, Se va a acabar... nos acerca al testimonio de esos hombres y mujeres ya mayores, de piel curtida y andar pausado, conectándonos con aquellos jóvenes que fueron, jugándose la vida en cada acto de protesta, en cada reclamo y medida de fuerza, en cada reunión clandestina.

    El relato nos hace viajar a los años previos al golpe de 1976, en donde vemos el creciente poder de los sindicatos, las tensiones y los violentos enfrentamientos entre facciones, y la enorme piedra en el zapato que estas organizaciones significaban para la libre acción del poder económico y las grandes empresas: los objetivos del golpe no eran solo políticos.

    Es un acierto al momento de plantear un retrato amplio de esta parte de la historia la elección de trabajadores y militantes de distintos puntos del país, hombres y mujeres de múltiples sindicatos, y de las diversas -y opuestas- vertientes ideológicas del sindicalismo de aquellos días.

    Las historias, las anécdotas y los testimonios de estos hombres y mujeres nos permiten conocer valientes acciones de resistencia -propias y de otros- que a su manera y en cuentagotas fueron socavando y debilitando el poder del gobierno militar, exponiendo sus flancos débiles. La suma de estas pequeñas acciones hizo posible el primer paro general a la dictadura, en abril de 1979. Pero aún quedaría mucho camino por recorrer.

    En ese juego temporal de flashbacks, de ir y venir en el tiempo, resulta extraño ver caminar por las coloridas calles del presente a estos anónimos protagonistas de aquellos días, que se enfrentaron cara a cara con la dictadura, que hicieron su parte para que hoy, 45 años después, vivamos en democracia.

    (Fuente: Otroscines.com)


PELICULAS RELACIONADAS
Se va a acabar


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2021 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.