“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez
Presidente (1927-2014)

REPORTAJE


  • A 17 años de La Bella, regresa Pineda Barnet
    Por Cecilia Crespo

    Por estos días se encuentra en postproducción el largometraje Te espero en la eternidad, última entrega de nuestro Premio Nacional de Cine, Enrique Pineda Barnet. El título no ostenta ninguna relación directa con el famoso tema musical de Adolfo Guzmán, y presenta como móviles dramáticos la separación familiar y la magia intrínseca de la ciudad.

    Todo comienza cuando en La Habana contemporánea, una familia dividida, un testamento y el medio en el que se desenvuelven, aparecen como puntos imbricados, cuando lo que más los diferencia es lo que más los une. Amalia, anciana espiritista, acaba de enviudar. Vive en el apartamento más reducido del último piso del más viejo edificio de la históricamente más antigua esquina del barrio del Vedado, con Cristóbal, su nieto de diez años y su hijo menor, el joven Mayito. La viuda convoca a los familiares para leerles el testamento moral de Octavio, su recién fallecido esposo. Sus hijos: Ricardo, ingeniero revolucionario, que trabaja y vive en un humilde y recóndito pueblito de provincia; Margarita, arquitecta residente en Estados Unidos, donde ha creado su familia; y Mayito, bohemio, músico y poeta.

    Todos viven mundos separados. Este reencuentro sirve para dirimir cuentas de sus vidas. Amalia, fiel creyente, esta vez adultera el legado paterno como elemento unificador. Pero al ser convocado el espíritu del esposo muerto, este habla por medio del nieto, revela la existencia del documento legítimo, y queda descubierta la verdad…

    La cinta cuenta con la dirección de fotografía de Pablo Massip, con Santiago Llapur en la producción, la dirección musical de Zenaida Romeo, la dirección de arte de Nieves Laferté  y guión del propio director.

    El elenco, calificado de tremendo por Pineda Barnet, está encabezado en el papel de Amalia por Verónica Lynn, actriz muy vinculada a la trayectoria del realizador, que ya trabajó en su primer documental en 1963, Aire frío, e hizo la madre de Rachel en La bella del Alambra. En los roles de Margarita y Ricardo encontramos a Broselianda Hernández y Héctor Noas, mientras que Ismael Diego y Robertico Díaz interpretan a Mayito y a Cristóbal.

    Es este el peculiar retrato de una familia cubana en los cuatro puntos cardinales que creó Pineda Barnet, quien no filmaba en celuloide en Cuba desde hace 17 años, luego del rotundo éxito de La bella del Alhambra. A sus 73 años, lleno de planes, propone un filme con gran  carga simbólica que el espectador descubrirá a través de los bien entretejidos personajes.

    El cineasta sigue desdibujando las fronteras entre los sueños y la realidad en esta su actual creación que, como ya es costumbre en su filmografía, demuestra la simbiosis que establece entre la ficción y el documental. Este último género se manifiesta en las locaciones exteriores, mientras que en los sets todo es ficticio, extraído directamente de la imaginación del artífice.

    Pineda Barnet, a propósito de su más reciente película, aprovechó para actualizar sobre algunas de sus perspectivas inmediatas.

    ¿Qué nueva arista propone en temas tan abordados como los conflictos familiares y la emigración en Te espero en la eternidad?
    El filme posee gran cantidad de signos por lo que su semiótica es primordial. Para mí no se parece a nada, la forma en que el guión aborda los conflictos es diferente por lo que creo que esa es lo novedoso que propone. Se centra en un núcleo familiar muy apretado en una sola locación al que tiro contra la calle, que no es otra que la céntrica 23 en la que transcurren los planos mayoritariamente documentales. La locación está situada en un punto muy importante, la esquina de 23 y 12 que funciona casi como una brújula por la cantidad de puntos que en ella se adhieren. Tenemos por el norte al cementerio, que simboliza la muerte, por el sur al mar o lo que es lo mismo la vida, al este tenemos a la ciudad que crece, y al oeste nos queda el río que es como nuestros orígenes o ancestros. Es como una bitácora señalando todos los puntos posibles para la vida.

    ¿Qué proyectos o perspectivas inmediatas podría comentarnos? 
    Tengo muchos proyectos que a lo mejor no alcanzo a  terminar pero quizás si aprieto como en el año 1963 que fue tan pródigo, todo puede suceder. Quisiera hacer Verde verde, que es un golpe muy necesario y urgente a la homofobia para Cuba y para el mundo entero porque eso de las nuevas leyes más tolerantes no se lo cree nadie como no se cree nadie que no existe la discriminación racial, o de la mujer, son elementos que aún están vigentes en las sociedades.  Aún existen ferocidades, aun estamos cazando brujas, todavía se queman pensamientos e ideas, de manera que Verde verde sería trascendental. Me gustaría realizar Bolero rosa, Nostalgia rosa, esa película tan soñada que la voy a hacer un día, ese sería el último aldabonazo.

    Tengo entre manos un proyecto muy hermoso basado en un guión de Rosa Ileana Boudet que se llama Nora@direccionequivocada que es un filme que puede resultar  muy rico. Este justamente  lo haría con Broselianda Hernández y Bolero… lo haría con mi Beatriz Valdés. En fin, hay muchos proyectos y también documentales, quiero hacer Vodkafé sobre los amores ruso cubanos, lo que quedó por encima de los partidos, de la política, de las tendencias y las guerras, el amor de la gente que me parece tan importante. Está pendiente una larga colección que se llama Memoriarte que no es ni más ni menos que rescatar las memorias de todos los cineastas cubanos estén donde estén, y tengan la especialidad que tengan, merecen que esa historia nuestra no se borre.  Tengo cincuenta y cinco horas de video de la puesta en escena del Teatro Buendía de Flora Lauten con la obra Maraxade y tengo todo el proceso desde la concepción de la idea hasta el estreno de la obra, lo que me queda solamente es montarlo. Entonces, nuevos proyectos y sueños tengo muchos; también hay de talleres, de escuelitas que ojalá con mi resistencia alcance a culminar.

     

     

     

     

     




CINEASTAS RELACIONADOS
Enrique Pineda Barnet


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2019 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.