“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez
Presidente (1927-2014)

NOTICIA


  • Nuevas simientes desde la escuela de todos los mundos
    Por Lázaro J. González González

    La vigésimo tercera promoción de la Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de los Baños (EICTV), una de las más prestigiosas en América Latina, se celebró esta semana en la sala Glauber Rocha de esa institución.

    En esta ocasión, se graduaron 35 alumnos de seis especialidades, los cuales provienen fundamentalmente de Cuba, Brasil, Venezuela, República Dominicana, Argentina, España, Costa Rica, Nicaragua, Bélgica, Uruguay, Portugal, Canadá, Guatemala, Bolivia, Chile, Bosnia Herzegovina e Italia, entre otras naciones.

    Con el cierre del periodo lectivo que correspondió a la Generación 23 de ese centro docente, llegan a 841 los egresados del curso regular, a los cuales se suman los miles de talleristas que han cursado estudios en las modalidades de Talleres Internacionales o Altos Estudios.

    De acuerdo con el Director General de la EICTV, Jerónimo Labrada, estos indicadores muestran cómo se ha cumplido con el compromiso de garantizar la continuidad y desarrollo del plan docente, luego de un duro bregar.

    “La EICTV es uno de los proyectos culturales más importantes y reconocidos en la región, sus miles de graduados esparcidos por todo el mundo, comienzan ya a ocupar posiciones importantes en esa lucha por enriquecer y visualizar nuestras culturas. Esa, finalmente, es nuestra mayor satisfacción”, expresó Labrada durante la ceremonia.

    Además de los jóvenes realizadores que se gradúan, la Generación 23 entrega al panorama fílmico cubano y latinoamericano cuatro guiones para largometrajes, así como seis cortometrajes de ficción e igual cifra de documentales, que fueron proyectados el pasado domingo en el capitalino cine 23 y 12, luego de ser evaluados por un prestigioso jurado internacional.

    Dentro de estos sobresale la obra de ficción Un hombre nuevo, del cubano Alejandro Arango. Esta película nos acerca a cuestionamientos existenciales de varios personajes, a través de una hibridez genérica en la que se emplean códigos de la comedia, la farsa y el musical.

    De esa manera, Arango cuenta la historia de un boxeador que deseaba un favor sexual de su masajista, y luego renuncia a su carrera para dedicarse a la pintura, y cuando ambos vuelven a encontrarse, ella se siente atraída por su nueva personalidad, pero él le reitera su petición sexual.

    Además, la ficción estuvo representada por InCUBA, de Libia Pérez (España); A perfectday, de Azra Jasarevic (Bosnia y Herzegovina); Estela, de Joacenith Vargas (Portugal); Ciudadano, de Roberto Jaén (Costa Rica); y Tribulación de un payaso en una habitación de motel, de Neva Bouclier Tanghe (Bélgica).

    En la producción documental resalta Milagrosa, de la cubana Diana Montero-reconocida en varios eventos cinematográficos de la Isla por trabajos como Él eres tú y Abecé- que desde una estética observacional acerca a los espectadores a la vida de Dalkis, una curandera de Santiago de Cuba.

    Esta mujer sana a enfermos que acuden a ella desde todas partes del país. Sin embargo, en el interior de su hogar, su marido Evelio, padece una diabetes avanzada. En la película vemos cómo la falta de fe de este, unida a su progresivo agravamiento físico, hacen dudar a Dalkys de su don.

    Asimismo, el también cubano Alejandro Alonso –ganador del premio al mejor documental en la más reciente edición de la Muestra Joven ICAIC-dirigió como estudiante de intercambio una de las tesis, La despedida, que nos sumerge en la situación de Pablo Fabelo, un viejo minero que vive entre las ruinas de lo que fueran las prósperas Minas de Matahambre.

    Varado entre la nostalgia por el pasado y la indiferencia hacia un presente del que se siente excluido, este anciano de 84 años enfrenta la certeza de que su tiempo se está acabando. Fuera de su cabaña los niños juegan al béisbol, transcurre la vida y, más allá, está el único espacio-tiempo que todavía le pertenece.

    Desde otros puntos de vista y preocupaciones temáticas que, no obstante, forman parte de esa mirada del otro sobre la realidad cubana, se produjeron Apuntes sobre la ausencia, del uruguayo Agustín Peralta Lemes; El enemigo, del brasileño Aldemar Matías y Edificio América, dirigido por Sofía Montelobo, de Portugal.

    Mientras, Most of Us Don´t Live There, de la canadiense Laura Marie Wayne, tiene la peculiaridad de ser filmado en el país de la realizadora, quien a través de extractos de su diario, y una colección de material de archivo sobre su infancia, reconstruye el sufrimiento y soledad que ha vivido ella, debido a una enfermedad psiquiátrica.

    Con la graduación de esta nueva hornada de realizadores, formados bajo una vocación inclusiva, la escuela continúa su labor de alentar una producción audiovisual contrahegemónica, desarrollar el talento creador y defender el derecho a disponer de la propia imagen, tanto como el de ver cine de todas partes, a fin de contribuir a liberar la mirada del espectador.

    (Fuente: www.cubacine.cu)


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2019 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.