“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez
Presidente (1927-2014)

NOTICIA
  • Escena de Eugenia


    El 2018 para el cine boliviano
    Por Sebastián Morales

    El 2018 augura un buen año para la cinematografía nacional, no solamente por la cantidad de películas que se esperan, sino también por la vuelta a la pantalla grande de directores consagrados como Juan Carlos Valdivia, Marcos Loayza y Martin Boulocq. Además del estreno de varias óperas primas que parten de premisas muy interesantes. Este no es un recuento exhaustivo, sino que más bien busca dar cuenta de la producción cinematográfica que aparece como importante para nuestro cine.

    La primera película que va a ver la luz es Averno de Marcos Loayza, el cual ya tiene fecha de estreno: el 11 de enero. El nuevo filme del realizador de la imprescindible Cuestión de fe (1995) propone en esta película un acercamiento fantasioso a la ciudad de La Paz, con homenajes a escritores que han transitado sus calles, como por ejemplo, Jaime Sáenz y Víctor Hugo Viscarra.

    Aunque sin fecha de estreno definitiva, dos producciones cochabambinas van a ver la luz en el 2018. En primer lugar, el filme de Martin Boulocq, Eugenia. La película ya ha sido estrenada en el prestigioso festival de Mar del Plata en Argentina y en la Mostra Internacional de Cinema Sao Paulo Int’l Film Festival, en ambos casos, en competencia. El cineasta Kiro Russo (Viejo calavera, 2016) escribía para La internacional cinefilia que el filme es el mejor retrato de las clases altas bolivianas que se ha hecho hasta hoy.

    El segundo estreno cochabambino es Wiñay de Álvaro Olmos. El cineasta, que ya tiene una amplia trayectoria en el documental con filmes como San Antonio (2011) o Matrimonio aymara (2014), explora en esta nueva película el género de la ficción. El filme cuenta la historia de dos mujeres que emprenden un viaje por el trópico cochabambino que se transforma en una búsqueda personal de ambas.

    Otro cineasta que ha trabajado en el documental y que este año comienza a filmar ficciones es Diego Mondaca, quien acaba de anunciar que en 2018 realizará el rodaje de su película, titulada Chaco. Según el guion de la misma, la trama se basa en un pasaje imaginado de la guerra del Chaco, en donde un grupo de soldados bolivianos se pierde en el desértico campo de batalla. A pesar de la trama, no se trata de una película bélica, puesto que los protagonistas nunca encuentran a los enemigos.

    Asimismo, hay tres películas que se encuentran en estos momentos en rodaje o en posproducción, por lo que es probable que sean terminados a fines del 2018. Se trata, primeramente, de “Soren” de Juan Carlos Valdivia. El cineasta, en esta nueva propuesta, explora las diferentes expresiones del amor. En ese sentido, el filme sigue la estela de sus dos anteriores producciones (Zona Sur e Ivy Maraey), en donde el cuestionamiento sobre el propio cineasta tiene un papel predominante. Aunque es posible que esta película en particular tenga un condimento más íntimo que las otras dos.

    El segundo filme que se encuentra en etapa de posproducción es la ópera prima de Óscar Salazar Crespo y Franco Traverso. Se trata de una película de época Fuertes que es también ambientada en la guerra del Chaco y que tiene como protagonista al The Strongest.

    La tercera película es también una ópera prima, pero de un cineasta que se ha consolidado como uno de los mejores cortometrajistas bolivianos con filmes como Martes de Challa (2008), Plato paceño (2013) y su reciente Amazonas (2015). Se trata de Carlos Piñeiro y su filme Sirena. El cineasta hace parte del grupo Socavón cine, el cual ya ha dado obras de importancia capital para el cine boliviano, como por ejemplo,  Viejo calavera (2016) de Kiro Russo.

    Finalmente, hay que mencionar la ópera prima de Mauricio Ovando, Algo quema. El filme ya está terminado. Se trata de un documental íntimo en el que el cineasta trata de descifrar a su abuelo: el general Alfredo Ovando Candia, presidente de Bolivia en la década de los 60. Así, se trata de un filme que explora las tensiones familiares ante una figura polémica, pero también la relación entre la memoria íntima y la historia de un país. Es un filme que va a dar mucho de qué hablar sobre un periodo de nuestra historia poco estudiado. La película ya ha ganado el premio al mejor proyecto en el prestigioso festival peruano Transcinema.   


    (Fuente: Lostiempos.com)


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2018 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.