“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez
Presidente (1927-2014)

NOTICIA


  • Un documental íntimo y familiar que devela la trágica vida de una madre contada por sus hijas

    Este jueves se conocerá de manera online a través de una de las salas de PCI Puentes de Cine, la esperada y premiada ópera prima de María Silvia Esteve titulada Silvia, un ensayo documental íntimo y familiar que devela la trágica vida de una madre desde los ojos y las vivencias de sus hijas.

    La Sala de Cine Virtual del programa Puentes de Cine (Asociación de Directorxs de Cine PCI) presentará este documental que cosechó premios en importantes festivales del mundo y en secciones competitivas en Portugal, Italia, Ecuador, Uruguay, Perú, España, entre otros países. La película estará disponible en cinevirtual.com.ar con una entrada de 160 pesos que permite la visualización del film durante 24 horas.

    En un intento por reconstruir la vida de Silvia, su hija indaga en una historia impregnada de omisiones. De los equívocos recuerdos de sus hermanas y las imágenes del registro familiar que se resignifican una y otra vez, emergen los vacíos en la memoria de lo que alguna vez pareció ser la “familia perfecta”.

    Silvia es la historia de una mujer magnética, tan frágil como resiliente, quien a pesar de librar batallas contra sus propios fantasmas, supo darse, supo amar. Es una crónica familiar sobre el ser madre, el ser hija, sobre las palabras no dichas, y sobre cómo el amor aun cuando hizo daño, logró prevalecer por encima del dolor y los errores cometidos.

    Dice María Silvia sobre su película: “Un año después de terminar el colegio le hablé a mi mamá sobre mi decisión de estudiar cine, ante lo cual me respondió «creo entonces que va a ser mejor que hagas una película con mi vida. Pero me tenés que dar un final feliz, donde me caso con Rodolfo Bebán»”.

    “A poco días de su muerte –continúa la directora–, lo vi a mi tío, su hermano. Con un café de por medio le hablé de los infiernos de casa. Incrédulo, se le llenaron los ojos de lágrimas. Me dijo que nunca se imaginó que lo que Silvia le decía era cierto, y que ante cada uno de sus pedidos de ayuda, él sólo pensaba «pobre su marido… pobre Carlos que le tocó esta mujer loca». Ahí entendí que tenía el deber de cumplir con mi palabra, que realmente tenía que hacer una película sobre mi madre”.

    A los 9 años, la directora escribió unas cincuenta páginas y las llamó “mi primera novela”. “Mi mamá las leyó y me dijo: «Cielito, tenés que hacer una novela con mi vida».

    “Pasados los seis meses de su partida –detalla la realizadora acerca de la muerte de su madre en 2015–, me armé más o menos de coraje y busqué entre nuestras grabaciones familiares, desparramadas y rotas en el suelo de una baulera. Digitalizando horas de VHS, me encontré con que si bien había registro de gran parte de nuestra infancia, llegada la adolescencia, las filmaciones se detenían. Decidí entonces reconstruir nuestra historia con las filmaciones previas a esa etapa de la que no hay registro alguno”.

    Y respecto del armado del film y de la problemática de la violencia intrafamiliar que describe el material, expresa: “Hice este documental sola, en mi computadora, sin plata y trabajando doble jornada, mientras escribía y reescribía el guion en montaje. Sentí mi cuerpo enfermo cada vez que tenía que editar «las secuencias difíciles», y contar lo que la película me exigía que fuera contado. Pero seguí, porque entendía que lo imperioso de hacer justicia era mucho más grande que mi dolor. Con mis aciertos y falencias, sé que intenté ser lo más sincera posible en los dos años y medio de hilvanar a Silvia. Hoy mi madre es parte de algo vivo, que se resignifica en todo quien atraviesa la experiencia de conocerla. Y si bien nunca pude darle un final feliz con Rodolfo Bebán, puedo decir que cumplí mi promesa”.

    Directora argentina nacida en Guatemala, María Silvia Esteve realizó sus estudios de Diseño de Imagen y Sonido y fue docente en la Universidad de Buenos Aires. Su ópera prima Silvia fue seleccionada para el BAL (Bafici), el DocMontevideo Rough Cut Lab, recibió el Premio Coral de Posproducción del Festival de La Habana y ganó al premios al mejor proyecto en numerosos Labs. Luego de su estreno mundial en IDFA dentro la Competencia First Appearance, el film tuvo un extenso recorrido por Festivales Internacionales. Ganadora del prestigioso premio a la Visión Artística en DocAviv, recibió además el premio a la mejor película argentina, junto con el premio jurado joven en el Festival Internacional de Cine Documental de Buenos Aires, y una mención especial al montaje, otorgado por la Asociación Argentina de Editores Audiovisuales. Bienalista de la Bienal Arte Joven Buenos Aires, la directora fue seleccionada para el IDFA Summer School, Gender Lab MicGénero, e IDFAcademy por dos años consecutivos, con su nuevo film en desarrollo llamado Mailin.



    (Fuente: elciudadanoweb.com)


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2020 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.