“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez
Presidente (1927-2014)

ENTREVISTA


  • “La frontera”, de Christian Arredondo: el cruce de la frontera
    Por Luis Felipe Maceda

    “La frontera” comenzó como un ejercicio técnico y narrativo, en el que todo debía ser simple. Sobre esta base, el animador Christian Arredondo construyó un cortometraje que reflexiona sobre la condición humana y especialmente, sobre la migración.
     
    Nacido en Celaya, Guanajuato, Christian Arredondo se ha dedicado a las artes visuales desde 2009. En 2016 realizó su primera animación Tauromaquia y desde entonces ha colaborado en diversos proyectos animados. En 2020 fue graduado de máster en: Cine Animado y Animación de Personajes por Gobelins l’Ecole de l’Image, gracias a la beca ANIMEXICO. 

    Ahora presenta “La frontera”, que sigue a Juan Pablo y a su perro, El Cojo, quienes atraviesan el desierto en busca del río que marca el límite geográfico con el territorio vecino. 

    El largometraje compite por el premio “Rigo Mora” en el 37° FICG. Christian Arredondo nos contó sobre el cortometraje.
     
    ¿Cómo nació la idea de esta película sobre la migración y cómo fuiste construyendo a tus dos personajes principales, Juan Pablo y El Cojo?
    Es extraño, no considero que “La frontera” sea del todo un cortometraje sobre la migración. Al inicio quería contar una historia muy simple, de dos personajes que tienen que cruzar algo. Sin embargo, conforme iba construyendo el ejercicio, aparecieron elementos que transformaron mi idea inicial.

    Por ejemplo, mis papás viven en Celaya, a una cuadra de las vías del tren. Crecí viendo muchos migrantes y mientras estaba imaginando el cortometraje en Querétaro, también había muchos migrantes. Estas circunstancias hicieron que fuera inevitable no tocar el tema de la migración.

    Una vez que abracé este concepto de dos seres vivos tratando de llegar a otro territorio geográfico, investigué acerca de la migración. Un primo que se fue de mojado a Estados Unidos y me explicó cómo era cruzar el río para sobrevivir, gracias a estas conversaciones pude crear la escena.

    El personaje de Juan Pablo está basado en un migrante que conocí en Celaya, tenía una figura larga y fantasmagórica que me gustaba mucho. Y con El Cojo intenté hacer una animación que generara diferentes retos, porque siempre tuve la intención de que la actuación del perro cambiara en ciertos momentos, pero de manera muy sutil. 

    Además me pareció que formaban un buen par, una pareja que se necesitan mutuamente y que no quieren separarse, a pesar de las circunstancias.

    ¿Qué referentes visuales tuviste como animador al momento de hacer el cortometraje?
    Desde el inicio tuve muy claro que quería que todo fuera muy simple para que pudiera hacerlo solo. De hecho, la paleta de colores que utilicé fue muy limitada.

    Quería tener algo de expresividad, pero sin necesidad de poner mucho cuidado en ciertos elementos, como los ojos de los personajes. Me pasé mucho tiempo revisando el trabajo de Michael Dudok de Wit, director de “La tortuga roja” (2016), el trabajo de Isao Takahata en su película “El cuento de la princesa Kaguya” (2013) y también me inspiré de algunos dibujantes de cómics, como Hugo Pratt, que dibuja a Corto Maltés.

     En “La frontera” hay un momento anclado en la realidad y otro en la fantasía. ¿Cómo llevaste estos momentos al plano visual, sobre todo considerando que no hay diálogos en la película y que todo recae en la animación?
    Antes de hacer el guión dibujé el storyboard, así que de entrada todo fue muy visual. En aquella época tenía una idea diferente de cómo ir creando las historias, no me interesaba justificar las imágenes que aparecieran en la película, simplemente agregaba lo que me hacía sentir bien.

    Tenía muchas limitantes técnicas, a veces quería agregar un paneo pero como no sabía cómo hacerlo simplemente eliminaba la escena o lo resolvía con un corte. 

    Sin embargo, una vez que llegó el apoyo del Imcin me cree un guión de color para saber en qué momento la historia necesitaba colores más oscuros y en que fragmentos necesitaba más luz y colores claros. 

    Aunque abracé el concepto de la migración no quería ser muy específico con el tema. Lo que sí intenté fue dejar claro que tanto los migrantes como las demás personas estamos en una sola ruta y tenemos una frontera en común, y el corto refleja cómo es cruzar esta frontera.
    En 2020 recibiste una beca otorgada por Guillermo Del Toro para estudiar en Gobelins, ¿cómo fue tu experiencia en Francia?
    En retrospectiva fue una gran experiencia, pero también estuvo muy cansado, porque tuve que dirigir el cortometraje desde allá y cuando recibí el apoyo de Imcine me sentí más presionado, porque sabía que tenía que entregar un buen proyecto. También el hecho de estar en Gobelins, que se considera como la mejor escuela de animación en el mundo, hacía que me diera mucha pena mostrar en lo que estaba trabajando.

    En lo personal también fue complicado. Estoy casado, así que tenía que trabajar en el corto, estudiar, mantener mi relación e intentar tener una vida social saludable en Francia. Fue muy difícil porque nadie estaba en mi situación, así que aunque pedía consejos nadie podía ayudarme. 

    Por eso es importante para mí que  “La frontera” se estrene en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara, de cierta forma me da alivio saber que ya acabé el cortometraje y que las decisiones que fui tomando en Francia han valido la pena. También me alivia saber que no quedé mal con nadie, ni con mi esposa, con Gobelins o con Imcine.

      “La frontera”, Dir. Christian Arredondo.
     
    Tienes tu propia página, llamada Poraquipasauncaballo, en la que subes tus ilustraciones y cómics. El logo de tu página también aparece al inicio del cortometraje. ¿Tienes la intención de hacer crecer tu proyecto y crear un estudio o una productora?

    Cuando apenas estaba queriendo hacer animación quería tener un estudio que se llamará Poraquipasouncaballo. En un inicio me parecía muy mal nombre, pero me gustaba porque viene de un juego de manos que en Celaya era muy conocido, un juego que me hacía fantasear mucho. Así que en algún punto decidí que todo lo que iba a publicar en Poraquípasouncaballo iba a ser importante para mí, sin importar si se tratara de un cómic, una animación o un cortometraje. 

    Tal vez algún día crezca y se transforme en un estudio, mientras tanto me interesa que aparezca en mis cortos, porque los considero parte importante de mi trabajo como animador.

    (Fuente: Imcine.gob.mx)


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2022 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.