“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez
Presidente (1927-2014)

NOTICIA
  • Fotogramas de la película, que fue filmada en Ecuador.Foto Juan Ibarra


    La piel pulpo parte "de las sensaciones para construir emociones y la narrativa"

    "La piel pulpo" es el segundo largometraje de la realizadora ecuatoriana Ana Cristina Barragán. La película narra la historia de Iris, de 17 años, quien vive en una playa repleta de moluscos, pájaros y reptiles junto a su madre y hermanos.

    La familia ha crecido aislada de la sociedad, lo que ha generado en los jóvenes una relación fraternal que rebasa los límites de lo común. La chica, motivada por la curiosidad de querer saber lo que hay más allá del mar y a pesar de la reticencia de su mamá, busca la forma de viajar a la ciudad, donde se enfrenta a un entorno de centros comerciales, mucha gente, ruido y la búsqueda de su padre ausente.

    "Siempre hablamos un poco de esta idea de que en la película se vean cosas que nos dejen intuir lo que pasa más profundamente, en el presente, la historia de la familia, lo que les pasa a los personajes. Entonces en el desarrollo hablábamos de esta imagen de unas puntas de un iceberg: uno sabe que por una cosita que se ve hay algo enorme abajo", explicó en conferencia Isabela Parra, productora de la cinta.

    El filme será parte de la edición número 70 del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, que se celebrará del 16 al 24 de septiembre en la ciudad del mismo nombre en España. La productora ecuatoriana señaló que a partir del "inicio de la película se desarrolló mucho desde los ambientes y desde los personajes".

    De acuerdo con Parra, esa es la esencia del cine de Ana Cristina. La directora, "en el proceso, incluso de la escritura y después el desarrollo conceptual, en general, parte mucho de sensaciones un poco sueltas, pero que son importantes y que van construyendo esta emocionalidad; y a partir de eso busca una narrativa", sostuvo.

    Muy expresiva
    Tal es el caso de la parte auditiva de la película. Adriana Santiago, una de las encargadas del diseño sonoro, considera que por la manera en que la ecuatoriana hace su cine éste cuenta con una forma particular de desarrollarse. “Algo que fue superbonito de empezar a trabajar con Ana Cris fue que hicimos mucho clic en el sentido de que la película, incluso sin sonido, ya era muy expresiva. Y algo muy lindo fue que al momento de empezar a sugerirle música escogió una pieza que es muy poética, que habla sobre los paisajes en el Polo Norte. De alguna manera lo que se hace en esta obra es evidenciar una belleza que ya existe, y Ana hace lo mismo en su cinta”, agregó la diseñadora sonora.

    Algo similar a lo que ocurre con el sonido está en los lugares imaginarios y reales en los que la vida de Iris y su familia se desarrolla. "Se ha buscado que haya este tono, esta cosa mucho más desde la sensación, desde el aroma, digamos, desde otras cosas más allá de lo que la historia cuenta como tal", admitió Parra.

    La directora de arte, Alisarine Ducolomb, señaló que sus dos escenarios principales: la ciudad y la isla, fueron pensados como espacios indispensables para permitir el desarrollo de la narrativa.

    "Se trataba de aislar a los personajes; hacer que vivieran en una isla creo que es lo que funciona con esto. En este lugar que puede estar totalmente desconectado de la realidad y de la modernidad, entonces estaban un poco atorados en el tiempo y espacio para que pudiera funcionar la historia, que cuando fueran a la ciudad y que cuando ella fuera a buscar al padre, sorprenderse con toda esta modernidad", detalló Ducolomb.

    "La piel pulpo" es una coproducción entre México, Ecuador, Grecia y Alemania, de modo que en ella participaron e influyeron personas de todos esos países. "Para nosotros es muy importante la colaboración artística, y creo que trabajar con México ha enriquecido mucho nuestro trabajo, y en particular esta película", añadió Parra.

    La película fue filmada en Ecuador, y tanto la isla como la ciudad se lograron a partir de varias locaciones, como Guayaquil, Quito y Salinas. "Siempre la idea fue que no exista una ciudad, que no se supiera necesariamente qué lugar era", destacó la productora.

    El largometraje es una de las seis películas apoyadas por WIP Latam, actividad del festival de San Sebastián enfocada en facilitar la conclusión de producciones latinoamericanas en fase de posproducción.

    (Fuente: jornada.com.mx)


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2022 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.