“Nuestro objetivo final es nada menos que lograr la integración del cine latinoamericano. Así de simple, y así de desmesurado”.
Gabriel García Márquez
Presidente (1927-2014)

ARTICULO


  • Un meteoro se precipita en la gran pantalla venezolana

    Setenta trabajadores encargados de la construcción de la carretera que debía unir Brasilia y Fortaleza (Brasil), quedan abandonados a su suerte la noche del 31 de marzo de 1964, cuando ocurre el golpe militar contra el presidente izquierdista João Goulart por militares brasileños con apoyo del gobierno de Estados Unidos.

    Aislados en el sertâo (desierto) de Bahía junto a 16 prostitutas que los visitaban, ven cómo ese infierno se convierte en paraíso gracias al impacto de un meteorito, que hace aflorar una fuente de agua subterránea en el lugar. Con él llega también Julião, un indio que intenta descifrar los mensajes de los astros. En esas circunstancias, fundan un pueblo y lo bautizan como Meteoro, viviendo felices en esa sociedad utópica hasta que un día llega un helicóptero de la Fuerza Aérea Brasileña.

    Este largometraje escrito y dirigido por el cineasta puertorriqueño Diego de la Texera e inspirado en hechos reales, podrá ser visto en las carteleras venezolanas a partir del 13 de marzo, gracias a la distribuidora nacional de cine Amazonia Films.

    Meteoro es una comedia coproducida entre Brasil, Puerto Rico y Venezuela en 2007, hablada en portugués, y en la que participan, además de actores brasileños como María Dulce Saldanha y Claudio Marzo, la cubana Daisy Granados y el puertorriqueño Daniel Lugo. El venezolano Carlos Bolívar fue el encargado del sonido de la película.

    Según Diego de la Texera, de visita en Venezuela para gestionar algunos proyectos cinematográficos, Meteoro es una reflexión sobre qué hubiera pasado en Brasil si no se hubiese dado el golpe de estado que promovieron los americanos en 1964 y que sumió al país en 20 años de dictadura militar.

    “¿Qué tipo de país sería? ¿Cómo estaría América Latina ahora teniendo una Brasil rica en el corazón del continente? Los americanos se dieron cuenta de lo que venía y armaron el golpe de estado”.

    En la película se hace alusión al optimismo impulsado por Juscelino Kubitschek, presidente de la república de Brasil desde 1956 hasta 1961, y quien generó un despertar del “gigante del sur” en materia de desarrollo industrial y económico, señaló de la Texera, además de que en esa época surgieron por ejemplo, el bossa nova, el cinema novo y todas las cosas importantes de la cultura brasileña que hoy siguen prevaleciendo.

    La obra ha sido premiada en varios festivales, como el de San Sebastián (España), Cinemafest (Puerto Rico), Santo Domingo (República Dominicana), Manaus (Brasil), entre otros.

    En cuanto a las coproducciones que se encuentra gestionando con el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (Cnac) y la Villa del Cine, de la Texera dijo que se trata de un largometraje y una saga.

    Flotará sola, que tiene previsto comenzar su rodaje a finales de 2009, es la historia de un veterano puertorriqueño de la guerra de Vietnam, quien regresa a la isla a finales de los años 70 con un trauma: cada vez que ve una bandera americana, se vomita.

    “Y como Puerto Rico está lleno de banderas americanas, pues el tipo tiene un gran problema. Entonces es una comedia deliciosa, de enredos, porque este hombre para quitarse el trauma de encima, se inventa una ballesta que lanza dardos incendiarios y empieza a quemar todas las banderas americanas de Puerto Rico. Ahí se arma un zaperoco con el FBI, la CIA y la policía de Puerto Rico para atrapar al intrépido achicharrador de banderas americanas”, explicó.

    Su trasfondo, enfatizó el cineasta, es impulsar la independencia de Puerto Rico de Estados Unidos. El sonido del filme también será del venezolano Carlos Bolívar, de la Asociación Cooperativa Procine.

    Por otra parte, con la Villa del Cine se encuentra en conversaciones para concretar la súper producción Crónicas de la primera guerra sandinista, una saga de cuatro películas sobre la historia de Augusto César Sandino, líder de la resistencia nicaragüense contra el ejército de ocupación de Estados Unidos y asesinado por el general Anastasio Somoza, jefe de la Guardia Nacional. Sus acciones y enseñanzas fueron la base ideológica para la fundación, años más tarde, del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

    Estos cuatro largometrajes de ficción, indicó de la Texera, son un proyecto que “en cierta manera van a poner en perspectiva todo lo que es la cooperación, porque en esa época llegó gente de toda América Latina a pelear al lado de él (Sandino), en lo que se llamó 'la legión latinoamericana'. Es un paralelo con lo que está tratando de hacer ahora Chávez de unir a América Latina”.

    Además, sostuvo, “es publicitar el hecho de que Sandino ha sido el único latinoamericano que ha vencido a los americanos, y la primera derrota de los yanquis no es Vietnam, sino Nicaragua, 1926-1934. Sandino es una cosa impresionante y hay mucha ignorancia alrededor de su figura”.

    En su carrera como cineasta, los temas sociales y políticos siempre han estado presentes. “Es mi marca”, dice y lo justifica porque considera que hay que generar conciencia en la gente y sacar a la luz asuntos desconocidos.

    Con un doctorado en Teatro y Cine por la Universidad de Nueva York, Diego de la Texera participó en la revolución sandinista a finales de los años 70, fundando el Instituto Nicaragüense de Cine (Incine), bajo cuyos auspicios escribió y dirigió El Danto, primera película filmada en la Nicaragua sandinista. Invitado por el FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional), filma clandestinamente El Salvador: el pueblo vencerá, por el que obtuvo en 1981 el premio Fipresci (Francia), entre otros muchos. En 1987 firma su primer largometraje, Tesoro.

    Es también uno de los fundadores de la Escuela de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, Cuba (EICTV). En Puerto Rico tiene su compañía Sandino Films.

    Sobre el cine latinoamericano, expresa que no existe como tal. “Lo que existen son cines nacionales. El cine latinoamericano está valcanizado: cine venezolano, brasileño, argentino, puertorriqueño...”, afirmó y se sumó a la queja generalizada de muchos cineastas de la región: la escasa distribución de las obras que causa que “no nos veamos”.

    “Las películas venezolanas no las ven los colombianos, las argentinas no las ven los brasileños... Lo que es común en todos nosotros es que estamos colonizados por las películas americanas, lo que nosotros llamamos el cine hegemónico de Hollywood; que no solamente nos coloniza a nosotros sino a todo el mundo. Creo que eso está atado a la construcción de la patria grande, porque en la medida que no haya una voluntad política para echar a los americanos y a las casas (distribuidoras y salas) que dominan, pues no podemos hacer nada. Entonces hay que legislar para sacarlos”, sentenció.

    Insistió asimismo en que hay que ser más competitivos en cuanto a producción e historias. En ese sentido no está muy de acuerdo con la era digital que atraviesa el cine hoy.

    “El cine por definición es una cinta de celuloide llena de huequitos que rueda en un proyector, el resto son inventos, eso no existe. La única manera de nosotros competir con el cine americano es haciéndolo como ellos, y eso es en 35 mm, que fue como se inventó. Pantalla ancha, cinemascope, sonido dolby 5.1, sunround; ese es el cine. Lo demás es una cosa que se ha hecho para democratizar. Cualquier carajito agarra una cámara sin haber estudiado dramaturgia, pintura, lo que se tiene que estudiar para ser director. Puede que salga uno que otro que la pegue, que tenga talento, pero la camarita digital no te da el talento, solo te da la oportunidad de grabar”.


    (Fuente: ABN)


PELICULAS RELACIONADAS
Meteoro


CINEASTAS RELACIONADOS
Diego de la Texera


BUSQUEDA DE TEXTOS









RECIBA NUESTRO BOLETIN

APOYO DE
COLABORACION
Copyright © 2022 Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Todos los derechos reservados.
©Bootstrap, Copyright 2013 Twitter, Inc under the Apache 2.0 license.